Miles huyen antes avance de “Emily”

LA PESCA, México (AP).- El huracán Emily acrecentó el martes su fuerza al atravesar el golfo de México y volvió a enfilar hacia la costa de México, obligando a miles de personas en el noreste de este país y en el sur de Texas a buscar terrenos más altos.

Se espera que vientos huracanados y lluvias comiencen a castigar la costa en las últimas horas del martes. Es posible que el ojo de la tormenta haga impacto cerca de esta pequeña aldea pesquera.

Los residentes se apresuraron a clavar tablones de madera sobre ventanas y puertas, en tanto camiones del ejército circulaban por las calles recogiendo a evacuados que cargaban consigo maletas y mantas enrolladas.

Se emitió un alerta de huracán desde La Cruz, en México, hasta Port Mansfield, en Texas.

En La Pesca, los residentes fueron trasladados a una base naval en un punto relativamente alto de uno de los extremos de la población.

“Ahora que hay ayuda, hay que aceptarla”, dijo Marta Neri, una mujer de 30 años que llegó al sitio con sus tres hijos pequeños.

Emily avanzó con vientos de 217 kilómetros por hora (135 millas por hora) cuando afectó el lunes la costa de México. Era un huracán de categoría cuatro, pero se debilitó a la categoría dos al pasar por la Península de Yucatán con vientos máximos sostenidos de 160 kph (100 mph). Aunque causó millones de dólares en daños materiales, no se registraron muertos o heridos de gravedad.

Sin embargo, al retornar al mar, volvió a cobrar fuerza, desarrollando vientos sostenidos de 145 kph (90 mph). Los meteorólogos creen que Emily, un huracán de categoría uno el martes en la mañana, podría afectar el noreste de México el martes en la noche, posiblemente como un gran huracán.

La compañía estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) evacuó a unos 15.000 trabajadores de yacimientos del Golfo de México, ubicados en la trayectoria prevista del huracán.

A medida que se acercaba la tormenta a La Pesca, los residentes colocaban tablones en puertas y ventanas.

Felipe Portillo, un pescador de 67 años, ayudó a sus hijos a sacar cinco pequeñas lanchas de la playa y trasladarlas hasta una carretera, lejos del agua. Portillo dijo que su intención era buscar refugio en una zona alta.

“La confianza mata al hombre”, dijo Portillo. “A veces correr es la mejor defensa”.

Las autoridades mexicanas informaron que unos 60.000 turistas fueron evacuados de Cancún, Tulum, Playa del Carmen y la isla de Cozumel.