Miles inmigrantes cruzan frontrera Grecia a pesar de bloqueo policial

23_08_2015 HOY_DOMINGO_230815_ El Mundo8 B

EVGELIJA, Macedonia.- Miles de inmigrantes se lanzaron en masa a Macedonia desde el otro lado de la frontera con Grecia y en medio del caos lograron burlar a policías con porras y barreras de alambre de cuchillas. La policía lanzó granadas de aturdimiento y varios migrantes resultaron heridos en enfrentamientos fronterizos.

El caos comenzó cuando la policía decidió permitir que un pequeño grupo de migrantes con niños pequeños cruzaran la frontera, pero una multitud atrás de ellos hizo presión hacia la pared policial. Muchas mujeres, entre ellas una embarazada y varios niños cayeron al suelo, aparentemente desmayados por la presión de la multitud.

En ese momento, miles de personas, incluidas mujeres con bebés y hombres cargando niños pequeños, aprovecharon para correr a través de un campo no protegido por alambre de cuchillas para entrar en

Macedonia. La policía disparó granadas aturdidoras, pero no logró detener la acometida. No hubo reportes inmediatos de la cantidad y el alcance de las lesiones. Muchos niños también se extraviaron en el caos y se quedaron gritando en su idioma “mama, baba”. Varios cientos de migrantes, en su mayoría ancianos y niños, permanecieron en el lado griego de la frontera cuando la policía restauró el orden.

Fue el segundo día de enfrentamientos entre migrantes y la policía macedonia, que intenta impedirles seguir su camino hacia el norte de Europa. El viernes, la policía disparó granadas de aturdimiento y chocó con los migrantes que trataron de trasponer corriendo la frontera y por lo menos 10 personas resultaron heridas.

Un día antes el gobierno macedonio declaró el estado de emergencia en la frontera para contener la marejada humana de migrantes que buscan cruzar Macedonia rumbo al norte para entrar en territorio de la Unión Europea.

Durante la noche, la policía solo admitió la entrada de pequeños grupos de familias con niños que caminaron por vías ferroviarias hasta una estación en el pueblo macedonio de Gevgelija, donde la mayoría aborda trenes rumbo a la frontera con Serbia antes de seguir rumbo al norte hasta Hungría, miembro de la UE. Quienes no pudieron cruzar, pasaron la noche lluviosa y fría al aire libre con pocos alimentos. Se agolparon cerca de un alambrado de púas detrás del cual se alineaban policías macedonios armados de ametralladoras.

Algunos de los migrantes elevaron sus bebés en el aire para tratar de persuadir a los guardias que los dejaran pasar. “Estos hombres son insensibles”, se quejó Yousef, un refugiado sirio que solo dio su primer nombre, mientras sostenía en sus brazos a una niñita. “No les importa nuestra tragedia”. Un policía dijo que la policía cumple órdenes del gobierno de impedir el ingreso de los refugiados. “Mientras no recibamos otra orden, la situación aquí seguirá igual”, agregó.