Miles profesores en espera CNSS resuelva litis Inabima

20_02_2017 HOY_LUNES_200217_ El País3 A

Desde julio del año 2009 miles de maestros que tienen otro empleador además del Ministerio de Educación desconocen dónde están sus aportes al fondo de pensiones y a cuánto ascienden.
Esto se debe a un conflicto legal que involucra al Instituto Nacional de Bienestar Magisterial (Inabima) y las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y que desde hace ocho años está pendiente de un fallo que debe emitir el Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS).
Al 2009 la cantidad de maestros que estaban en este tranque ascendían a 4,995 con el agravante de que muchos desconocen esa situación.
Mediante la resolución 210-02 del 9 de julio del 2009, el CNSS decidió contratar una consultoría legal para que opine sobre el destino de los aportes de los maestros que tienen su origen en un empleador distinto al Minerd.
Esta consultoría sería remitida a una comisión especial creada en el 2008 para estudiar esa situación, a fin de que rinda su recomendación final. El CNSS no ha informado públicamente el curso que lleva este proceso.
Origen. Todo empezó a partir de la promulgación de la Ley 451-08 que modificó la Ley General de Educación (66-97) e introdujo cambios en lo relativo a la seguridad social de los maestros.
La nueva legislación establece que los aportes por concepto de las pensiones de los docentes sean administrados por Inabima, por lo que quienes tenían otra AFP distinta dejaron de cotizar en ella.
Para hacer los ajustes correspondientes, el CNSS designó una comisión que a su vez hizo sus recomendaciones recogidas en la resolución 210-02.
La resolución citada establece la “dispersión al Inabima de los aportes realizados por Minerd, después de la promulgación de la Ley 451-08, a las cuentas de los maestros que aparecen en el sistema como empleados de este ministerio y de otros empleadores”.
Mientras que los aportes realizados por empleadores distintos al Minerd, antes de la ley se mantendrán en la cuenta de capitalización individual de la AFP en la que se encontraban inscritos, hasta tanto se defina legalmente su destino.
El rebote. Si un maestro llama a Inabima solicitándole el reporte de los aportes de otro empleador, allí le informan que debe a llamar a la Tesorería de la Seguridad Social (TSS) porque solo pueden ofrecer los datos de los fondos pagados a través del Minerd.
En la TSS refieren que se debe llamar a la Dirección de Información y Defensa de los Afiliados (Dida) y allí sencillamente dicen que esa información no está disponible y “que nadie la puede suministrar”.
Una maestra que apeló a la Ley de Libre Acceso a la Información Pública para que la TSS le informe sobre sus aportes fue remitida a la Superintendencia de Pensiones (Sipen), la cual informó que los fondos se han dispersado a una cuenta especial creada mediante la resolución 210-02.