Militares colombianos en Haití «Nos han condenado a muerte por hambre»

Militares colombianos en Haití «Nos han condenado a muerte por hambre»

«Nos han condenado a muerte por hambre», con esta frase resume su situación uno de los 18 militares colombianos que permanecen detenidos en Haití, acusados de participar en el magnicidio de Jovenel Moise el pasado 7 de julio de este año. La denuncia fue hecha a través de un audio difundido en medios de comunicación por un hombre que se identificó como uno de los miembros del grupo original de 25 mercenarios colombianos contratados para el trabajo.

El audio fue publicado originalmente por la revista Semana de Colombia, y reproducido por la periodista Consuelo Despradel.

“Nos estamos muriendo lentamente, aquí nos han condenado a muerte por hambre”, dice el hombre en el audio. Se recuerda que desde hace varios meses el Gobierno Colombiano ha denunciado que desde Haití han dificultado el contacto de los abogados de los detenidos con sus defendidos.

Leer más: Nuevo ministro de Haití promete justicia en el caso del asesinato de Jovenel Moise

Además, en momentos en los que las investigaciones se han reiniciado tras varios inconvenientes, la persona que hace la denuncia dice que los 18 detenidos se encuentran en “En medio de ratas y excremento humano”, agrega que necesitan ayuda ya que fueron llevados hasta la nación haitiana en medio de engaños, posición de la que es partidario el propio presidente de Colombia, Iván Duque, quien ha dicho en reiteradas ocasiones a los periodistas en la nación suramericana que la mayoría del grupo creía que realizaría una misión de protección.

“Nos han sido violados nuestros derechos, llevamos dos meses y medio detenidos, no tenemos defensa ni abogado; nos tienen completamente aislados, no quieren que nos defendamos, quieren inculparnos injustamente y absolver a los verdaderos culpables de la muerte del presidente”, dice el hombre del audio presentado.

Esta es la segunda ocasión en la que el grupo de militares colombianos denuncia acciones de tortura y violación de los derechos humanos a los medios de comunicación por parte de las autoridades haitianas.

Más leídas