Militares fuera de los cuarteles

El tema de los militares dedicados a tareas ajenas a las que les corresponden en sus instituciones no es nada nuevo. Ha vuelto al tapete en voz del ministro de las Fuerzas Armadas, almirante Sigfrido Pared Pérez, quien ha anunciado la iniciativa de evaluar la situación, localizar a esos soldados y determinar qué hacer en cada caso. El Ministerio también estudia qué hacer en el caso de 60 generales que no tienen funciones en  los institutos castrenses.

Hasta prueba en contrario, ningún subalterno militar, por iniciativa propia, “se va” a prestar servicio a particulares o a militares fuera de los cuarteles sin conocimiento o anuencia de un superior. Suele pasar que oficiales de alto rango “se cargan” más soldados de los que les corresponde para emplearlos en sus servicios particulares. Es una cultura que por mucho tiempo ha tenido vigencia en los cuarteles.

Nos entusiasma la idea de que, según parece, se le va a poner fin a esta situación y que muchos de estos  soldados volverán a sus cuarteles y los que prefieran continuar en servicios particulares serán separados de las filas militares. Presumimos que la nueva Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, que está pendiente de aprobación, ayudará a corregir esta situación y a fijar previsiones para evitar que nuestros soldados vayan a prestar servicios  ajenos a sus  obligaciones en los cuarteles.

Taiwán, un amigo solidario

La distancia física que media entre la República Dominicana y Taiwán siempre ha sido salvada gracias a  unos lazos de amistad y cooperación que han dejado huellas tangibles en nuestro país. Es una solidaridad que ahora reafirma   Wu Den-yi, vicepresidente  taiwanés,  al afirmar que su país continuará apoyando proyectos de desarrollo e inversión durante el mandato del Presidente Danilo Medina Sánchez.

Wu Den-yi tiene la creencia de que si Taiwán pudo crecer, la República Dominicana también puede. Deberíamos tomar sus palabras como una invitación a aprovechar las experiencias de ese pueblo oriental para aprender a  solucionar nuestros problemas energéticos, educativos, de producción y productividad, de tecnología, de calidad de servicios públicos, de ordenamiento territorial, de preservación ambiental y explotación amigable de los recursos naturales, y así por el estilo.