Millones a  invernaderos 

En el Banco Nacional de Fomento de la Vivienda y    Producción (BNV) hay RD$3,500 millones para los sectores productivos, incluyendo la agropecuaria, pero las normas prudenciales bancarias impiden el acceso a  esos recursos.

De esa cantidad, el 80% (RD$2,800 millones) está disponible para el sector agropecuario. Entre éstos hay RD$600 millones especializados  para la instalación de invernaderos. Esa cantidad se puede triplicar, si hay demanda.

 El BNV   gestiona financiamientos en España, Corea y Brasil por unos  US$200 millones para la instalación de invernaderos. Sin embargo, técnicos del sector agropecuario aseguran que si las autoridades no flexibilizan las medidas prudenciales, la gran mayoría de esos recursos se quedará en el banco debido a que pocos productores pueden cumplirlas. Por ejemplo, para la instalación de una zona franca de invernaderos, el BNV pide una garantía de más de RD$1,000 millones en tierra, lo que resulta difícil  conseguir un grupo de pequeños y medianos agricultores con ese valor en terrenos por varias razones, una de ellas es que más del 60% de los agricultores del país no tiene títulos con deslinde.

 De octubre del año pasado a la fecha, el BNV ha otorgado financiamientos por RD$60 millones para la instalación de invernaderos de madera, metal y altamente tecnificados, desde 4,800 metros cuadrados hasta una hectárea, según el gerente de Banco de Desarrollo y Administración de Créditos, de esa entidad, ingeniero Napoleón  Alvarez. Esas estructuras están ubicadas en Monte Plata, Jarabacoa, San José de las Matas, Ocoa, Barahona, La Vega, Constanza y el kilómetro 22 de la carretera Duarte, próximo a Santo Domingo. Junto al financiamiento, el banco le da asesoría técnica gratis a los productores.

Explica que los financiamientos del BNV tienen cinco ventajas, que son: la tasa de interés más baja del mercado (15% y 16%, 17% para segundo piso), el plazo más largo (5 años y dos de gracia), forma de pago (la que se adecúe al proyecto), estudio técnico gratis y garantías monovalente (en la zona rural se  presta hasta el 30% del valor de la tierra) y polivalente  (en la ciudad se presta hasta el 70% del valor de la tierra) hasta diciembre de este año. Alvarez  sostiene que el BNV está obligado a cumplir las normas prudenciales establecidas por el Banco Central y la Superintendencia de Bancos.

 El BNV, a través del Deustch Bank, de España, tomó US$50 millones en préstamo para financiar  invernaderos, según el doctor José Miguel de Peña, presidente del Cluster de Invernaderos. Hace dos semanas estuvieron por aquí representantes de la empresa Domiu, a la cual  le van a tocar US$15 millones de los 50 para financiar medio millón de metros cuadrados de invernaderos, clasificando a cada productor con el BNV.

   Otras empresas españolas van a canalizar ventas de invernaderos  con cargo a esos US$50 millones. También acaba de buscar US$75 millones en Brasil para financiar tres zonas francas de invernaderos y otros  US$70 millones en Corea,  por lo que  felicita al BNV que está buscando  dinero internacional para una industria segura como la de invernaderos, dice de Peña.

Pero hay problemas para que esos recursos lleguen a los interesados, por lo que hay que flexibilizar las normas prudenciales bancarias. De Peña considera que las zonas francas como Brasil las está planificando debían tener como activos los edificios y los invernaderos que se van a establecer ahí, por ser un costo que le da valor a la tierra, tomar en cuenta los seguros internacionales de esas estructuras y  las cosechas. Además  Brasil propone dirigir las zonas francas por 2 años con técnicos de ese país para garantizar la productividad y la rentabilidad, que es otro activo a tomar en consideración, y además ese país  va a comprar las cosechas de los 2 primeros años para garantizar   precios justos internacionales. Todo esto deberían ser activos que  tome en cuenta el BNV, no sólo para el caso de las zonas francas de los brasileños, sino  para los invernaderos que van a financiar España y Corea, de forma tal que no sea sólo la tierra.

Sugiere al BNV  crear una Gerencia Agropecuaria de Desarrollo y si su estructura no se lo permite, al Estado que cree un banco de segundo piso que tenga una gerencia agropecuaria. No es correcto que una Gerencia de Viviendas dirija la estructura de exportación, como ocurre en el BNV.  Explica que el cluster va a establecer una  Bolsa de Contratos de Futuros y de Inversiones Conjuntas, porque eso le va a permitir al país ser moderno y global  en el mercadeo. Ya Costa Rica se nos fue adelante como suplidor a futuro, porque ese gobierno le está dando créditos garantizados  a sus productores al 1% anual para instalar zonas francas de invernaderos. Tenemos que seguir ese ejemplo aquí.

Además le solicitó a la secretaría de Agricultura y al Consejo Nacional de Competitividad convocar una Mesa de Diálogo sobre Invernaderos y crear un consejo para tratar el tema.

Las frases

Napoleón Álvarez

 Las garantías monovalentes (en  zona rural el valor de la tierra es 30%) y polivalentes (en la ciudad valor tierra es 70%) estarán vigentes sólo hasta diciembre próximo”.

José Miguel de Peña la  Superintendencia de  Bancos y el BC deben permitir que las garantías sean consideradas polivalentes en el campo (valor tierra 70%) de manera transitoria”.

Las cifras

195.0 millones de dólares. Es la suma que busca el BNV en España, Brasil y Corea para financiar invernaderos en el país.