Mini temporada de langosta: euforia, codicia y peligro en Florida

MIAMI, AFP.- Es el día más esperado por numerosos aficionados a la pesca en Florida y ocurre sólo una vez al año, cuando miles pasan la noche en vela en busca de uno de los manjares más preciados del mar: mini temporada de langostas, dos días de euforia y peligro, cuando la codicia es reina.

Son 48 horas de afán que a menudo se sale de control, y que provoca descuidos en materia de seguridad que a veces se pagan con la vida: tres muertos, dos heridos y dos lanchas volcadas fueron el saldo de las primeras 24 horas de la temporada.

Antes de la temporada comercial de pesca de langostas espinosas en el estado, que comienza en agosto y dura seis meses, las autoridades dan dos días a los aficionados para que se hagan de un entremés y recojan el doble de lo permitido, aunque dentro de estrictos parámetros.

Las langostas espinosas se distinguen por sus largas antenas y por no tener tenazas. El sur de Florida y los cayos son las zonas predilectas por los aficionados, ya que están repletas de langostas que se pasean por el fondo marino.

Sólo en los cayos unas 30.000 personas se lanzaron al mar a cazar los bichos, dijo Valli Finney, de la Comisión de Pesca y Vida Silvestre de Florida (FFWC).

Pero la codicia por hacerse con el mayor número de langostas posibles suele provocar descuidos a menudo fatales.

Como cientos de personas se lanzan al agua para sacar a las langostas suelen ocurrir accidentes de gente que se aleja de sus naves y son golpeadas por lanchas o despedazadas por motores.

En las primeras 24 horas de iniciada la locura colectiva se reportaron tres buzos muertos, según la Guardia Costera en Miami, dos hombres heridos -cortados por hélices de motores- y dos lanchas volcadas en el mar.

“No soy estúpida”, dijo Finney, una antigua residente de los cayos. “Incluso cuando vivía en los cayos nunca me iba a cazar bichos, sobre todo durante la mini temporada, estaba muy ocupada trabajando por todos los accidentes que ocurren, heridos y todo eso”.