Ministra Salud inconforme por trabajos paralizados hospital

A1

En una visita inesperada al hospital regional José María Cabral y Báez, la ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, se mostró inconforme al percatarse de que los trabajos de remodelación de este centro están paralizados.
La funcionaria dijo que no concibe la ausencia de los trabajadores que tienen la responsabilidad de la ampliación, reconstrucción y remodelación de diferentes áreas del hospital.
En una nota enviada por la entidad se destaca que Guzmán Marcelino “pegó el grito al cielo” al constatar la situación, al tiempo de afirmar que la terminación de esta obra es una prioridad del Gobierno.
“Al no ver muchos obreros trabajando, de inmediato hice los contactos de lugar, a los fines de que se continúen agilizando los trabajos. No avanzan como queríamos”, expuso.
Los trabajos de remodelación en el hospital Cabral y Báez son ejecutados por la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE), bajo la supervisión del Servicio Nacional de Salud (SNS), institución que también lleva a cabo un procedimiento similar en el hospital infantil doctor Arturo Grullón y en otros centros de salud de la zona Norte del país.
Guzmán Marcelino conversó con el director del centro, doctor Ernesto Rodríguez, a quien exhortó a que por encima de cualquier situación priorice la buena atención a los pacientes que acuden en busca de servicios de calidad.
En el recorrido por el centro asistencial también acompañaron a la funcionaria las directoras de las áreas I, II y III de Salud, doctoras Ángela Ricardo, Eunice de los Santos y Venecia Quiñones, respectivamente.