Ministro argentino esboza lineamientos de política fiscal

Argentina's President Alberto, left, embraces Martin Guzman after appointing him finance minister at the presidential palace in Buenos Aires, Argentina, Tuesday, Dec. 10, 2019. Fernandez became president of Argentina on Tuesday, returning the country's Peronist political movement to power amid an economic crisis and rising poverty. (AP Photo/Daniel Jayo)
Argentina's President Alberto, left, embraces Martin Guzman after appointing him finance minister at the presidential palace in Buenos Aires, Argentina, Tuesday, Dec. 10, 2019. Fernandez became president of Argentina on Tuesday, returning the country's Peronist political movement to power amid an economic crisis and rising poverty. (AP Photo/Daniel Jayo)

El flamante ministro argentino de Economía, Martín Guzmán, presentó los lineamientos generales para lo que será su gestión al frente del ministerio que dirige la política económica.
Guzmán anticipó el envío de un proyecto de ley con medidas de protección para la población más vulnerable, la creación de una unidad especial para hacerse cargo del proceso de renegociación de la deuda y la puesta en marcha de una comisión conformada por exsecretarios de Finanzas que lo asesorará.
“No tenemos una propuesta rimbombante. Venimos a resolver el problema de virtual default que dejó la administración anterior”, dijo Guzmán.
Informó que las conversaciones con fondos de inversión y el Fondo Monetario Internacional ya comenzaron.
“Las decisiones las vamos a tomar nosotros. Este programa es nuestro”, sentenció.
Guzmán desestimó la continuidad del programa de austeridad vigente y anticipó mejoras en el nivel de ingreso de los jubilados, uno de los sectores más afectados por la crisis.
No obstante, hizo hincapié en el limitado espacio con el que contará el Gobierno de Alberto Fernández para impulsar la actividad a través de la expansión del gasto y la inversión.
Con esa fórmula, el ministro descartó la implementación de un “ajuste brutal” sin descuidar la obsesión de los acreedores privados y multilaterales con la obtención de un resultado fiscal primario superavitario.
Destacó además la necesidad de contar con un excedente de dólares por el frente comercial.

“Venimos a resolver una muy profunda crisis económica y social. Estamos en una situación de fragilidad extrema navegando por un fino corredor. Armamos un programa para frenar la caída dadas las restricciones que enfrentamos”, expresó.
“No queremos tener una posición de confrontación para resolver la situación de virtual default en la que se encuentra el país”, agregó,
“Hay consultas con bonistas privados en marcha”, precisó el ministro, quien no hizo referencia a las urgencias financieras que experimentan las jurisdicciones subnacionales como la provincia de Buenos Aires y el municipio de Río Cuarto.

Las negociaciones con los acreedores privados quedarán en manos de un área denominada Unidad Especial para la Gestión de la Sostenibilidad de la Deuda, que contará con la colaboración de la comisión asesora de ex funcionarios del área.
“Esto no es sobre la base de una disputa sino una relación constructiva con todos los acreedores. Tenemos que tranquilizar a la economía y propiciar su recuperación. Tenemos que definir senderos de superávit fiscales primarios y resultados comerciales que sean consistentes con la estructura de deuda modificada”, sostuvo.

El economista aprovechó la conferencia para desmarcarse de los lineamientos para la negociación que presentó a fines de noviembre, cuando todavía se desempeñaba como investigador durante una conferencia organizada en Suiza por la agencia para el desarrollo económico de la ONU.
Reducción pagos
Guzmán planteó como escenario posible reducir a cero los pagos de intereses y capital de la deuda entre 2020 y 2021 con el objetivo de recuperar margen de maniobra para volver a crecer y así garantizar la capacidad de repago a los acreedores. El paquete de medidas para “lidiar y proteger a la población más vulnerable y reestablecer condiciones para frenar la caída” será remitido al Congreso en los próximos días. “Lo que se ha hecho durante el Gobierno de Macri con las jubilaciones es inaceptable y muy grave”, afirmó el ministro.