Ministros dejan gobierno y protestan

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/7CF9A5AB-A375-4339-81FC-339A3F529C99.jpeg

BAGDAD (AP) _ Los seis ministros del gabinete leales al clérigo chií radical Muqtada al-Sadr abandonaron el lunes el gobierno para protestar por la negativa del primer ministro a fijar un cronograma con las fechas de la evacuación de las fuerzas extranjeras.

La medida incrementa las posibilidades de que la milicia de al-Sadr, el Ejército Mahdi, regrese a las calles para enfrentar a la creciente presencia de soldados estadounidenses.

Ello al parecer ya está sucediendo, teniendo en cuenta el fuerte aumento de la cantidad de cadáveres encontrados en Bagdad el domingo: 30. En los días anteriores habían sido solo cinco.

Se cree que los cadáveres, la mayoría de ellos torturados antes de ser ejecutados a tiros, son de víctimas de los escuadrones de la muerte chiíes relacionados con el Ejército Mahdi.

Al-Sadr había ordenado a sus combatientes que guardaran sus armas y permanecieran alejados de las calles poco antes de que Estados Unidos incrementara la cantidad de soldados y lanzara un operativo de seguridad para restaurar la paz en Bagdad, el 14 de febrero.

La partida de los seis ministros de al-Sadr, aunque probablemente no derrocará al gobierno del primer ministro Nuri al-Maliki, representa un golpe importante para el líder iraquí que llegó al poder con el apoyo del clérigo radical chií.

Los miembros del bloque de al-Sadr en el parlamento confirmaron las renuncias.

Más temprano, Nassar al-Rubaie, líder del bloque de al-Sadr en el parlamento, leyó una declaración que decía que los ministros de al-Sadr “abandonarán de manera inmediata el gobierno iraquí y le entregarán los seis puestos del gabinete al gobierno, con la esperanza de que sean entregados a independientes que representen la voluntad del pueblo’’.

   Al-Sadr, que posee una poderosa influencia entre la mayoría chií, se ha enfurecido por los arrestos recientes de combatientes de su Ejército Mahdi en el operativo de seguridad alentado por las fuerzas estadounidenses en Bagdad. Junto a sus partidarios ha criticado también al primer ministro por negarse a apoyar los llamamientos para que exista un cronograma de la evacuación de los soldados extranjeros.

   El primer ministro emitió un comunicado manifestando que “la retirada de las fuerzas multinacionales dependerá de la preparación de nuestras fuerzas armadas para tomar el comando de la seguridad en todas las provincias’’.

   Por otra parte, al menos 13 soldados iraquíes murieron el lunes cuando un grupo de hombres armados atacó su puesto de control militar cerca de la ciudad de Mosul, en el norte del país, dijo la policía.

   Otros cuatro soldados resultaron heridos en el ataque, manifestó el brigadier de la policía Said Ahmed al-Jibouri, director de la policía de Nínive.

   La emboscada fue a eso de las 10.00 de la mañana en el área de al-Abdaiya de Mosul, una ciudad de mayoría suní a unos 362 kilómetros (225 millas) al noroeste de Bagdad, expresó.

   Mientras tanto, miles de personas descontentas por los servicios municipales de recolección de basura, electricidad y agua, marcharon pacíficamente por las calles de Irak en la segunda ciudad más importante del país, demandando la renuncia del gobernador provincial, a pesar de que funcionarios del gobierno habían pedido la cancelación de la protesta el día anterior.

   Unos 3.000 manifestantes se reunieron cerca de la mezquita de Basora y marcharon desde allí unos pocos cientos de metros hasta la oficina del gobernador Mohammed al-Waili, rodeada de soldados iraquíes y policías. La protesta terminó sin incidentes algunas horas después.

   En Ramadi, las fuerzas estadounidenses mataron a tres policías iraquíes durante un operativo contra milicianos de al-Qaida en Irak, dijo el ejército.

   El incidente era investigado, dijo el ejército.

   Los seguidores de al-Sadr tienen seis de los 37 puestos del gabinete, y 30 escaños en el parlamento de 275 miembros. La medida del lunes afectaba solo a los miembros del gabinete.