Miriam Germán ve difamatoria nota periodística de su persona

La magistrada Miriam Germán Brito dijo que los aspectos de violación a los reglamentos del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) son cuestiones políticas y de inconstitucionalidad que no admiten disculpa alguna, al referirse a las disculpas ofrecidas por el procurador General de la República, durante una declaración de  prensa en la Suprema Corte de Justicia. 13 de marzo del 2019. Foto Pedro Sosa
La magistrada Miriam Germán Brito dijo que los aspectos de violación a los reglamentos del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) son cuestiones políticas y de inconstitucionalidad que no admiten disculpa alguna, al referirse a las disculpas ofrecidas por el procurador General de la República, durante una declaración de prensa en la Suprema Corte de Justicia. 13 de marzo del 2019. Foto Pedro Sosa

La presidenta de la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Miriam Germán Brito, calificó como tergiversada y difamatoria de su persona, una publicación en el periódico El Nacional, firmada por el periodista Silvio Cabrera, que señala que votó dos veces en favor del fallecido Richard Molina Ovalle, a quien el Ministerio Público vincula al narcotráfico internacional.
“La nota de prensa intenta tergiversar y confundir a los lectores respecto a nuestra labor como jueces y sala en conocer los recursos de casación”, expresó.
En una comunicación enviada a este diario, la magistrada indicó que como trabaja en un tribunal colegiado, las decisiones requieren tres votos de los cinco miembros de la Sala y que en ambas decisiones también figura la firma de otro miembro de la Sala, como la del actual secretario del Consejo Nacional de la Magistratura.
“El señor Cabrera establece que para verificar la veracidad de las sentencias consultó a Julieta Tejada, relacionista pública de la Procuraduría General de la República, pero no intentó corroborar con los miembros de la sala, los aspectos jurídicos que dan lugar a las decisiones, que suelen ser necesarios para comprender la naturaleza de las mismas”, dijo.
Irregularidades. En relación a la primera sentencia, la número 96, del 14 de abril de 2014, Germán Brito dijo que la Corte Penal de la SCJ halló irregularidades en la decisión de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, por lo que a unanimidad procedieron a enviar el expediente a la Corte de Apelación de Santo Domingo. Agregó que de esa manera garantizaban los derechos de ambas partes.
Manifestó que la referida sentencia fue recurrida ante el Tribunal Constitucional, mediante un recurso de revisión, por el señor Nelson Rafael Fermín Ovalles, y fallado mediante la Sentencia TC/0337/17, que lo declaró inadmisible.
La magistrada Miriam Germán dijo que más adelante Fermín Ovalles también recurrió la sentencia dictada por la Corte de Apelación de Santo Domingo, el 2 de septiembre de 2014, y que fue rechazado en cuanto a la forma y al fondo, dictando Auto de no Ha Lugar.
Indicó que la sentencia, de la Corte de Santo Domingo, fue recurrida en casación y dio resolución 410-2015, emitida por la sala que preside el 3 de marzo de 2015, firmada por ella y por los magistrados Hirohito Reyes y Frank Euclides Soto Sánchez.
Ni a favor ni en contra. La jueza Germán Brito aclaró que los recursos de casación no deciden a favor o en contra de una parte, solo evalúa si la sentencia recurrida fue dictada de conformidad a la ley. “Es decir, no decidimos si alguien es culpable o no, sino si la sentencia de los tribunales inferiores fue legalmente dictada. Algo que la nota de prensa, sin explicar a la población ni sin indagar, se tomó la molestia de exponer”, explicó Germán.
Dijo que como ‘ha sido puesta en el foro público para ser juzgada a través de la redes sociales’, quiere apelar a la sensatez de quienes tengan en sus manos ese documento, y para que entiendan que el hecho de conocer a alguien o relacionarse con esa persona, en el plano amistoso y profesional, no lo hace conocedor de sus intimidades y mucho menos partícipe de sus actividades.