Mis buenos días

[b]Sin la letra “U” (parte II)[/b]

Ayer dí cabida en este espacio a un curioso y hermoso trabajo de Jorge Bucay, escrito sin utilizar la letra “U”. Hoy les ofrezco el epílogo, del mismo autor, que dice así:

[b]Escribiendo sin “U”[/b]

puedo hablar hasta el cansancio de mí,[br]de lo mío, del yo,[br]de lo que tengo, [br]de lo que me pertenece…

Hasta puedo escribir de él,[br]de ellos y de los otros.

Pero sin “U”[br]no puedo hablar de ustedes,[br]del tú, de lo vuestro.

No puedo hablar de lo suyo,[br]de lo tuyo,[br]ni siquiera de lo nuestro.

Así me pasa…[br]A veces pierdo la “U”….[br]y dejo de poder hablarte,[br]pensarte, amarte, decirte.

Sin “U” yo me quedo pero tú desapareces…[br]Y sin poder nombrarte,[br]¿cómo podría disfrutarte?

Como en el cuento… si tú no existes,[br]me condeno a ver lo peor de mí mismo[br]

reflejándose eternamente,[br]en el mismo mismísimo tonto espejo.

(r.molina@codetel.net.do).