Mis Buenos Días
Noticias que ya no son noticia

POR RAFAEL MOLINA MORILLO
Tanto da en el cántaro la gota de agua, que llega un momento en que el ruido deja de molestar.

Así sucede con las noticias. Tanto se repite cierto tipo de noticias, tanto se repite la misma clase de crimen, que uno termina por insensibilizarse (¡qué horror!) y comienza a ver como normal el comportamiento más deleznable.

Quienes trabajamos en los medios de comunicación y bregamos día tras día con el acontecer bueno y con el malo, nos parecemos en cierto modo a los médicos o a los sepultureros, que de tanto tratar de cerca a la muerte, acaban por verla como lo que es: la cosa más natural del mundo.

Ayer, nomás, viví esta experiencia: a mis manos llegaron dos noticias terribles para ser evaluadas y decidir en qué forma brindarlas al público: una yola –otra más- zozobró en alta mar, con 69 pasajeros ilegales a bordo, mientras los organizadores del viaje sabrá Dios dónde se divertían de lo lindo en ese mismo instante. Pero como esto sucede con tanta frecuencia, llegué a la conclusión de que episodios como éste son cada vez menos “noticia”, desde el punto de vista periodístico.

La otra se refería a la incautación de bienes valorados en 300 millones de pesos, a un supuesto narcotraficnte. Trecientos millones es mucho dinero, pero la captura de un narcotraficante es un hecho casi cotidiano, y por lo tanto, se puede casi afirmar que tampoco es “noticia” digna de un tratamiento importante.

Mientras escribo estas líneas, me aterro. ¿Me estoy volviendo insensible? No quiero ser insensible, que conste. Creo que tendré que revisarme. (r.molina@verizon.net.do).