Mis Buenos Días
Sacudir la mata

POR RAFAEL MOLINA MORILLO
Cuando usted sacude con fuerza un árbol lleno de frutos, los primeros en caer son los podridos.

A Leonel le hace falta dar un buen sacudión al árbol de su gobierno, si quiere evitar que los frutos podridos dañen a los pocos sanos que puedan quedarle. Esos frutos podridos le están echando a perder el árbol completo y, de paso, dan lugar a que la gente piense que a él le gusta así la cosa.

El préstamo de los 132 millones de dólares para la Policía, el escándalo de la empresa privada Enade, la aprobación del contrato de la isla artificial, el contrato por 400 millones de pesos para el paisajismo de un parque en Santiago… son solo muestras de algunos de los lunares que presenta la administración pública en estos días.

El árbol nacional está enfermo. Necesita atención, mucha atención, y castigo para quienes le hacen daño. Los que nos cobijamos a su sombra no queremos quedarnos sin protección y para eso contratamos en mayo del 2004 a un fitopatólogo. Pero si éste no elimina los frutos podridos, terminaremos todos en la podredumbre.

(r.molina@verizon.net.do)