Mis buenos días
Una idea tonta de José Ramón

RAFAEL MOLINA MORILLO
Cuando reaparece un viejo y querido amigo, después de algún involuntario alejamiento, uno siente que vuelve a vivir muchos buenos momentos del pasado, y más si ese reencuentro viene lleno de sabiduría, prudencia y experiencia. Tal es el caso de José Ramón Hernández, de quien acabo de recibir una interesante carta que debo compartir con mis lectores.

 “Quiero dejarte caer esta idea tonta, como diría Rafael Herrera, a quien imitarlo, como afirma Martí, es rendirle el mayor de los homenajes” –me dice José Ramón en su misiva, y continúa así: “Estoy seguro que casi todos los dominicanos estamos preocupados por la masiva y cionstante invasion pacifica haitiana que distorsiona nuestas instituciones, la economia y toda la vida nacional, y sobre todo porque no vemos como disminuirla y erradicarla.

“Para mi, y estoy seguro que para muchos, el problema haitianos surge por la enorme población depauperada, mal viviendo en un territorio exhausto, de ahí que tienen que cruzar la frontera o morir.

“Yo me pregunto ¿por que las naciones amigas de Haiti: Francia, que tanto la explotó en siglos pasados y que tan buenos deseos tiene ahora de ayudarla; Estados Unidos, que proclama con cañones su pretendida rectoria mundial; y Canada, en vez de insinuar que nuestra pobre República Dominicana lleve la carga mas pesada en la mejoría de los poblemas del vecino, no forman un Comité, buscan fondos para crear unidades de Reforma Agraria, de Zonas Francas, de Desarrollo industrial, etc. etc. en la Guyana Francesa? Ese es un pais inmenso, mas de novena mill kilometros cuadrados, mas grande que R.D. y Haiti juntas, y excesiamente despoblado, algo mas de cien mil habiantes francófonos, para trasladar hacia ella, a un nuevo y promisor destino a parte de esa hambreada población haitiana.

”El sufrido pueblo de Haiti es un material valioso, porque los haitianos son trabajadores. inteligenes. artísticos, creativos y busca-vidas. y estoy seguro que bien atendidos y dirigidos serán un empuje extraordinario para el desarrollo de la Guyana, pais lleno de recursos naturales inexplotados y que comparte con el pueblo haitiano el idioma y muchos nexos históicos, así como la misma Madre Patria.

Los Bancos Internacionles y otros organismos ayudarían mucho en la solución de los prolemas de Haii y R.D. y tal proceder exitoso sería un modelo para  repetirlo en otros lugares del planeta que tienen similares condiciones.”

Hasta aquí la “idea tonta” de José Ramón Hernández. Ahí la dejo, para ver qué reacciones provoca. 

(r.molina@codetel.net.do).