Moda en Portugal

http://hoy.com.do/image/article/31/460x390/0/66BB72B1-FCBA-4341-AE10-810A6E9DA8E5.jpeg

La Semana de la Moda que se celebra en Lisboa, Portugal, adquiere cada vez más importancia y reúne a los diseñadores de moda más famosos, y no sólo de esa nación, sino del mundo. Diseños muy coloridos, de corte jovial y evidentemente femeninos fueron exhibidos en cada pasarela, en las que participaron diseñadores como José Antonio Terrente, Ana Salazar, Katty Xiomara y Anabela Boldague, cuyos diseños se exhiben en esta página. 

Pantalones muy cortos, faldas ajustadas, escotes pronunciados, corpiños ceñidos y anchos cinturones fueron piezas que se exhibieron en los diferentes desfiles de esta semana dedicada a la moda.

Etéreo desfile de Paco Rabanne

PARÍS (EFE).- Paco Rabanne, uno de los genios de la moda del siglo XX, contempló  por primera vez, sentado como un espectador más, la colección pret-a-porter que lleva su nombre, realizada en solitario por su discípula, Rosemary Rodríguez.

La primavera-verano 2005 será ligera y etérea con la nueva línea Rabanne, en perfecta innovación, y sus característicos efectos metálicos, aquí a menudo plateados que se superpondrán sobre vestidos blancos, cortos o largos, drapeados o estilo túnica.

Más allá del blanco y el plateado, colores dominantes del verano próximo con Rosemary Rodríguez, habrá estampados floreados en tonos muy cálidos, del rojo al naranja y el fucsia, en trajes pantalón, túnicas, blusas y vestidos de corte fluido.

Transparencias, macramé, ganchillo, puntillas de cuero quemado al láser, fruncidos, volantes, flecos e incrustaciones de flores fueron otros elementos ensalzados en este desfile.

Versiones 2005 de los famosos vestidos metálicos Rabanne, las mallas metálicas de Rosemary Rodríguez se convertirán en delicadas joyas sonoras, construidas con grandes lentejuelas de nácar o lágrimas también gigantes color de azabache.

La malla plateada de la nueva mujer Rabannne podrá adornar, igualmente, un escueto biquini de ganchillo blanco o una blusa de inspiración rumana.

Botas blancas de estilo vaquero, cortas hasta la mitad de la pantorrilla, camperas beige a la misma altura, y sandalias muy planas, acompañarán estos modelos a los que Rosemary quiso dar un espíritu bohemio y romántico, teñido de exotismo y mestizaje.

Las mezclas fueron intensas y además de la Grecia clásica, hacían pensar en el continente africano, la “actitud folk” proveniente de Estados Unidos, pasando por la cultura hindú y las civilizaciones prehispánicas del continente americano.

Los profesionales del sector dedicaron una inmejorable acogida a los diseños de Rosemary Rodríguez, quien no ocultaba su satisfacción, también por haberse sentido siempre acompañada por su maestro, explicó a EFE.