Modelos de PAE descentralizados

La Asociación para la Nutrición Escolar de los EEUU es una institución con más 60 años de experiencia alimentando millones de niños en aulas públicas. Igualmente, desde 1997 ha sido promotora del Foro Global para la Nutrición Infantil, conclave donde cada año técnicos de programas de alimentación escolar PAE se reúnen a intercambiar opiniones y estrategias de éxito en sus países originarios. De estos encuentros surgió en el año 2006 la Fundación Global para la Nutrición Infantil. (www.gcnf.org)

Habiendo participado en estos foros como invitado de nuestro país, he sido testigo de cómo los PAE más elogiados de nuestra región son también los más descentralizados. Nos referimos a los de México y Brasil.

El PAE mexicano es un programa gubernamental, regenteado por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia o DIF. Con autonomía presupuestaria y administrativa, el PAE mexicano es notorio por la profundidad de las normas técnicas que regulan las características de los alimentos que componen los menús que en él se distribuyen.

Poseen el compendio de menús o combinaciones de alimentos más elaborado de la región.

Cada alimento es analizado hasta el nivel de micro nutrientes; y como componentes de un menú estructurado, se  aseguran de que en cada beneficiario la ingesta satisfaga las necesidades nutrimentales de cota más alta en cada grupo de riesgo. Si un desayuno escolar debe satisfacer como se estila, del 20 al 33% de las necesidades de macro y micro nutrientes de un infante de 5-14 años, las normas mexicanas exigen un mínimo del 33%.

El PAE brasileño es el de mayor descentralización y a la vez mayor cobertura: 43 millones de raciones diarias cubiertas con una asignación estatal de USD0.09-0.19 por ración/día de docencia. Amparado por mandato constitucional, es parte del Fondo Nacional de Desenvolvimiento de la Educación del Ministerio de Educación. Por ley, el 20% de las necesidades nutricionales diarias de cada infante escolar deben ser cubiertas por el programa.

La descentralización de este PAE estriba en que su  responsabilidad fundamental es canalizar y fiscalizar el uso de los fondos estatales enviados a los Consejos de  Alimentación Escolar, en cada escuela.

En nuestro país hay buenas experiencias de instituciones públicas descentralizadas que  distribuyen productos a sectores vulnerables con éxito.