Modernizar el transporte

El transporte público en la versión carros de concho, todos los gobiernos post-Trujillo han consentido que crezca el desorden y la ineficiencia cada vez más caótica, sin que ninguno asumiera el valor de modernizar y adecentar.

El estimado es que en la capital del país circulan más de 30 mil adefesios que solo aquí se permite semejante aberración e irresponsabilidad gubernamental, dimensionando el suplicio que es el tránsito vehicular, haciendo múltiples paradas, sin hacer señales ni de mano ni de luces, porque esta última no tienen, además de la suciedad y lo estrafalario de sus conductores, auténticos tigres barriales, muchos sin licencia de conductor. Un caos.

Nadie ha visto una chatarra de concho con un certificado de revista en el parabrisas y los agentes de AMET, que en vez de contribuir a agilizar el tránsito lo empeoran, porque no saben hacer su trabajo, permaneciendo de un lado hasta diez minutos, en vez de la táctica consistir en dejar pasar veinte vehículos y virar para los otros lados, nunca piden la revista a los choferes de concho.

El transporte público debe privatizarse entre las grandes empresas como Metro Tour, Caribe Tours, Transporte Espinal, y regularizar los autobuses llamados “voladoras”, conducidas por delincuentes por la manera vandálica y temeraria como se desplazan a velocidades pasmosas en la ciudad, y AMET, bien gracias.

Los gobiernos disponen de las estadísticas del derroche de combustibles, gomas, piezas de repuesto que dilapidan los carros de concho, pero ninguno ha tenido el valor y la responsabilidad ciudadana de corregir y modernizar.

Ahora que  no hay reelección esa es una de las urgencias que es menester corregir, algo que nunca se ha hecho.