Monchín nunca aceptó “ñoñerías” a jugadores

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/10DB96D8-AC5A-41CB-A5F4-CCCB765FE1D5.jpeg

POR FRANKLIN MIRABAL
Ernesto “Monchín” Pichardo no se atreve ni a comparar la pelota de ahora con la que a él le tocó como ejecutivo por varias décadas. En el caso de los presidentes y ejecutivos eran “fanáticos de verdad”, algo que contrasta con la gente que últimamente dirige el béisbol.

“Prefiero ni hacer esa comparación”, dijo Monchín en una larga entrevista que se transmitirá desde hoy en el espacio “Impacto Deportivo” del canal 11.

Lo que sí recuerda con nostalgia es que la pelota era como una familia. En el trato a los jugadores, los fanáticos y las Grandes Ligas.

Monchín sí establece que nunca aceptó “ñoñerías” a los jugadores, sin importar su jerarquía, como ocurrió con George Bell.

“Una vez Bell me pidió que no viajaría. Y yo le dije que le exigiera a Toronto que él no jugaría en Boston ni en Seattle. Ahí se acabó la conversación”, relata Monchín.

“Yo le daba confianza y cariño a los jugadores, pero siempre se mantuvo el respeto. Yo no le aceptaba indisciplina a ningún pelotero”, agrega.

ACLARA SOBRE “FORFEITS” Y LA SUSPENSIÓN

Durante la entrevista, Monchín hace revelaciones sobre la realidad de dos grandes conflictos que tuvo como presidente del Licey.

Se refiere a los famosos “forfeits” y su posterior expulsión de la pelota.

Monchín no se arrepiente de nada, ya que a su juicio actuó con el apoyo de los demás accionistas y simplemente no se le escuchó.

Estos y otros temas serán tratados por Monchín durante esa entrevista que será pasada en dos ocasiones en “Impacto Deportivo” del canal 11.