Monitoreo FMI economía RD

UBI RIVAS
El principal magnate del Fondo Monetario Internacional (FMI), José Fajgenbaum, expuso un diagnóstico preciso, como es la jerga de los que prestan, relacionado con el comportamiento de la economía dominicana que tildó de “boyante y a la vez vulnerable”. Se comprende.

Se comprende que la economía dominicana aunque no sea boyante, no está deprimida, no obstante los descalabros de Noel y Olga, precios de petróleo por US$93.27 barril (13-02-08), la crisis del sector avícola desde enero 7 y, finalmente, la inminente recesión que se abate sobre la principal economía planetaria consecuencia de los contratos sub-prime del sector inmobiliario con una tronera superior a los US$300 mil millones.

Además, el despido de unos doscientos mil empleos de zonas francas industriales por una estructura inicial defectuosa de un 70% focalizada en la industria textil, subsector con el cual ningún país del mundo es capaz de competir con el gigante chino. ¿O puede alguien?

El sector avícola ha experimentado un choque adverso, aunque la experiencia aconseja no confiar en un solo nicho exportador para ningún producto, sino diversificarlo, y así lo propio con el turismo del que somos un rehén de España. Pero en un año electoral, que siempre acarrea contracción económica por las elementales expectativas que genera, el FMI pronostica un crecimiento entre un 5 y 6%, y una inflación de un 6%. El IPC (Indice de Precios al Consumidor) se ha reducido de 11.41% en 2004 a 2.44 en 2007 y así el PIB de un 2.0 a 5.0 entre esas mismas fechas.

La proporción de la deuda pública en ese trayecto ha tenido un comportamiento de 5.31 a 38.7 y la Cuenta Corriente de US$1,116 millones a US$1,749 millones y así las exportaciones de US$5,936 millones a US$7,114 millones y las importaciones de US$7,980 millones a US$13,833 millones y se comprende por el salto del barril de petróleo de US$30 en 2004 a US$93.27 hoy.

No obstante esos avatares, el presidente Fernández ha conseguido incorporar 200 mil empleos en esta su segunda administración  y ha dispuesto la compra de RD$270 millones en pollos y huevos a los granjeros cibaeños.