Monseñor Escapa exhorta población a
abandonar egoísmo, orgullo, violencia

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/BB5286BD-8358-4208-AB1F-D166CC3A3E64.jpeg

POR LLENNIS JIMÉNEZ GARCÍA
El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo, monseñor Amancio Escapa, exhortó ayer al pueblo en la misa de Resurrección abandonar el orgullo, el egoísmo y la violencia, mientras que el sacerdote José Manuel Rodríguez se sumó a los religiosos que exigen a los empresarios pagar salarios justos.

Rodríguez pidió, además, respeto para el estatus de los inmigrantes haitianos y criticó que las autoridades sólo sirvan para imponer impuestos.

El sentir de los religiosos en las eucaristías de este domingo de Pascua fue similar al Sermón de las Siete Palabras, del Viernes Santos, coincidiendo en reclamar a los patronos asumir un compromiso cristiano con los trabajadores, resolviéndole la necesidad de un salario justo, sin demorar las prolongadas discusiones.

Creyentes católicos colmaron ayer los templos en la capital y el interior del país, en el memorial de la Resurrección, la más importante fiesta que simboliza el día en que Jesús venció la muerte, al cumplirse el tercer día de la crucifixión.

Este Domingo de Resurrección, la Catedral Primada concentró a fieles de diversas zonas pastorales que escucharon la eucaristía oficiada por monseñor Escapa a partir de las 12:00 del mediodía y a la que no asistieron funcionarios del gobierno, ni de ningún otro poder del Estado.

Escapa manifestó que lo más importante en este momento es que la persona busque los bienes de arriba, y se haga un examen de conciencia para saber si se sigue envuelto en los bienes de aquí abajo. “Nos dejamos envolver y envolver de tal manera olvidamos hasta cierto punto de los bienes de allá arriba, que son los bienes verdadero como decía Santa Teresa de Jesús”.

Una de las misas con motivo de la fiesta pascual fue celebrada en el Convento de los Dominicos, en la que el sacerdote Rodríguez lamentó que en tantas reuniones hechas, los empresarios y sindicalistas no se hayan puesto de acuerdo para solucionar el tema del salario. Consideró que el aumento de los sueldos es un compromiso de los cristianos. Expresó que los más poderosos legislan a su favor.

En cuanto a la situación de los haitianos, señaló que se tiene el compromiso de acogerlos.

El drama que viven los haitianos en el país, sobre todo, los que se les niega documentos de identidad, también fue enfocado en el Sermón de las Siete Palabras, el Viernes Santo, cuando el narrador del encuentro en la Catedral Primada, Lorenzo Vargas, dijo que si estos ciudadanos fueran poderosos no tendrían dificultad para obtener documentos.

Vargas expresó que si los haitianos tuvieran grandes recursos, de seguro que en el país les brindarían todos los documentos necesarios.

El tema de los haitianos volvió a ser debate público, luego de que la Cámara Administrativa de la Junta Central Electoral (JCE) anunciara su interés de despojar de la nacionalidad dominicana a la activista por los derechos de esta etnia, Sonia Pierre, alegando que sus padres la declararon en el país con información falsa.

LA FE EN CRISTO

La liturgia de la palabra de este domingo tuvo un sentido especial, tomada del libro de Los Hechos, en la que Pedro, discípulo de Cristo, hace un breve resumen de toda la vida de su maestro ungido por Dios, con la fuerza del Espíritu Santo.

Monseñor Escapa afirma que Jesús hizo el bien con la certeza de la presencia de Dios. Indicó que se debe adoptar la postura de saber si se ha resucitado con Cristo.

Insistió en la necesidad de morir por el orgullo, el egoísmo y todas aquellas cosas que se puedan oponer a las cosas de Dios. “Entonces, si es así, que hemos muerto con Cristo, pero hemos resucitado con Cristo, cuando Cristo aparezca, entonces también vosotros apareceréis juntamente con Él en la gloria, es todo un resumen de nuestra fe”.

El prelado aseguró que la base de la fe y de la propia muerte al pecado, es que Cristo se ha liberado, rescatado, pero al mismo tiempo resucitado.

Afirmó que Cristo resucitó hace 2,000 años, por lo que estimó que ahora quienes tienen que recitar son sus seguidores, para lograr una vida nueva.