Montás resalta condiciones RD para atraer inversión extranjera

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/8E275952-E2F1-4689-BF43-61CAFB21A249.jpeg

MADRID, España.-  El Secretario de Economía, Planificación y Desarrollo dijo ayer aquí que República Dominicana tiene condiciones para ser privilegiada con un importante incremento de la inversión extranjera directa entre todos los países de la región, por ser el de mayor ventaja geográfica y económica para surtir el mercado de Estados Unidos.

Temístocles Montás destacó que aún sin entrar en vigencia el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica (DR-CAFTA), el país caribeño recibió el año pasado inversiones directas por un monto de US$1,183 millones.

Dijo que en los últimos tres lustros República Dominicana ha liderado la captación de la inversión extranjera directa en toda la región, promediando 1.63 por ciento. “Por cada dos dólares que ingresan a Centroamérica, el país capta uno. Asimismo, captura uno de cada tres dólares que ingresan a la sub-región del Caribe”, aseguró Montás.

Destacó, además, que el país ha hecho las reformas económicas e institucionales necesarias para garantizar la estabilidad y el crecimiento económico que retomó a partir del año 2004, creando, asimismo, un régimen de seguridad jurídica a las inversiones.

Montás pronunció una conferencia sobre “Perspectiva de la Inversión Económica Extranjera Directa en la República Dominicana en el marco del DR-CAFTA”,  en la sede del prestigioso Instituto de Empresa de Madrid, donde reunió a un buen número de empresarios e inversionistas españoles, catedráticos, economistas y estudiantes.

“El DR-CAFTA puede ser un factor dinamizador de las relaciones de España con República Dominicana en la medida en que empresas españolas utilicen el país como plataforma productiva para acceder al mercado de Estados Unidos, planteó Montás.

Dijo, además, que este interés podrá acrecentarse en el corto plazo por la firma de un Acuerdo de Asociación Económica entre República Dominicana y la Unión Europea, previsto para entrar en vigencia a partir del primero de enero del año 2008.

Con este acuerdo, destacó el funcionario dominicano, la Unión Europea y los países del Caribe integrantes del Convenio de Cotonou buscan sustituir el trato unilateral por un acuerdo permanente y bilateral, eliminando barreras e incentivando inversiones.

Recordó que en estas negociaciones se está trabajando en cinco áreas básicas tales como acceso a mercado, que incluye el sector agrícola y los productos no agrícolas e industriales; servicios e inversiones, área en la que se negocia un acuerdo tipo OMC (Organización Mundial de Comercio) en los servicios que incluyen la liberalización en turismo, servicios financieros, telecomunicaciones y transporte, entre otros.

Además, temas relacionados con la facilitación del comercio, propiedad intelectual e industrial y barreras técnicas al comercio, agregó el funcionario.

Montás dijo que en el marco de estos acuerdos de libre comercio, su país ofrece a España y otros países europeos ventajas en áreas tales como fabricación de equipos y productos médicos desechables, fabricación de calzados, fabricación de equipos electrónicos y eléctricos, proveedor de productos de tecnología de la información y de las telecomunicaciones, agroindustria y biotecnología y proveedor de servicios financieros, comerciales o de turismo.

Recordó que entre los años 1993-2005 se han estado produciendo importantes inversiones españolas en República Dominicana.

El país caribeño, con una población de 9.2 millones, registró un Producto Interno Bruto de US$82,000 millones en el 2006, cuando aumentó su per cápita a US$8,018, dijo.

                                                   LAS REFORMAS

Montás dijo que el país advirtió que un TLC por sí solo no generará crecimiento económico a menos que esté acompañado por políticas públicas que faciliten el aprovechamiento de las oportunidades y reduzcan los riesgos potenciales.

En este contexto, expresó Montás, las reformas fiscales recientes han impulsado una transformación radical de la estructura fiscal del país, ya que mientras en 1994 el comercio exterior representaba el 28.7 por ciento del total de las recaudaciones, para el 2006 esa proporción se redujo a la mitad, es decir 14.2 por ciento.

Destacó, además, que mientras en el 2004 la carga tributaria representaba el 15.1 por ciento del PIB, en el 2007, esa carga representará el 18.2 por ciento del PIB.

Indicó que simultáneamente con estas reformas, en los  últimos dos años la inflación se mantuvo en un solo dígito, la solvencia de la banca comercial ha mejorado considerablemente y se está en un proceso de adopción de las mejores prácticas bancarias, en tanto que las tasas de interés se encuentran en sus niveles más bajos en los últimos 15 años.

Montás resaltó también que el gobierno ha puesto en marcha un plan de competitividad y en los próximos meses dará a conocer un documento prospectivo conocido como República Dominicana 2030. Concomitantemente, expuso Montás, se trabaja aceleradamente para simplificar los trámites para los inversionistas y empresarios, así como una política de creación de infraestructura en puertos, carreteras, aeropuertos, expansión de las telecomunicaciones y solución al problema energético.