Montreal aplaude “Miel de naranjas” de Imanol Uribe  

MONTREAL. AFP. La película española “Miel de naranjas”, de Imanol Uribe, una de las dos españolas aspirantes al Gran Premio de las Américas, fue recibida con prolongados aplausos ayer en el 36º Festival de Filmes del Mundo de Montreal, único certamen competitivo reconocido de máxima categoría en América del Norte.  

Protagonizada por Ibán Gárate, Blanca Suárez, Karra Elejalde, Eduard Fernández y Ángela Molina, esta coproducción hispano-portuguesa se inspira en hechos de represión militar y resistencia civil poco aireados que ocurrieron en los años cincuenta en Andalucía.  

El punto de partida fueron unas cuartillas que dejo escritas antes de morir el padre de la guionista, Remedios Crespo, sobre su servicio militar en el cuartel de Sevilla y los abusos de toda índole, incluyendo la tortura, las sentencias decididas de antemano y las ejecuciones sumarias, que allí se cometían con total impunidad.  

Filmada en soporte digital, la película de Uribe, director de películas premiadas como “Días contados” o “El rey pasmado”, que estuvo hace once años en este mismo festival con “El viaje de Carol”, propone una ficción de corte clásico, asentada en una reconstitución minuciosa de la época y con una puesta en escena totalmente al servicio del tema que trata.  

“Lo primero que me sorprendió fue la impunidad absoluta de estos militares y el hecho de que sucediera con tanta intensidad más de diez años después de acabar la guerra civil”, explicó Uribe, que no parece extrañarse de que este tema siga inspirando al cine español.  

“Las consecuencias de la guerra civil no es una herida cerrada del todo, ni la rebelión contra el régimen militar”, reflexiona este cineasta de 62 años nacido en San Salvador que arrancó su carrera con títulos que dieron mucho que hablar sobre la situación en el País Vasco, “El proceso de Burgos” (1979), “La fuga de Segovia” (1981) y “La muerte de Mikel” (1984).  

“Parece mentira que no se haya terminado de pasar página, parece que da miedo saber la verdad sobre lo que pasó con todos los muertos de ese periodo”, insiste, y recalca que “ni la derecha ahora ni los socialistas antes han tenido voluntad real de arreglar la cuestión”.   

No tiene empacho en reconocer que “Miel de naranjas” no ha funcionado en taquilla en España porque no ha atraído al público joven, al que considera menos interesado que antes por la política. Y “si no interesas a los jóvenes de 15 a 20 años, olvídate”, afirma con rotundidad.

Uribe se muestra muy preocupado por la situación que atraviesa el cine español. “Desde que yo tengo uso de razón cinematográfico estamos en crisis pero si le añades la crisis general del país, la actitud del actual gobierno del Partido Popular con respecto a la cultura y el cine, el panorama es terrible”, comenta en conversación con la AFP.  

El director vasco cree “ya no se puede hacer el cine industrial que hacemos habitualmente”, como esta película de cuatro millones de euros, y no descarta una vuelta a experiencias baratas de tipo cooperativista de los años setenta para sacar adelante proyectos de bajo presupuesto si “no consigues hacer una de las tres o cuatro películas anuales de alto presupuesto con una televisión detrás”.  

“Miel de naranjas” fue estrenada en abril en el pasado Festival de Málaga, donde ganó los premios de dirección y guión novel además de una mención especial para la actriz Ángela Molina.

La segunda película española que aspira al Gran Premio de las Américas en Montreal es la producción catalana “Els nens salvatges”, de Patricia Ferreira, presentada días atrás, que ganó la Biznaga de Oro, el primer premio del festival malagueño.  

El certamen canadiense muestra 432 películas procedentes de 80 países, 17 en el concurso mundial, hasta el tres de septiembre.