Morales admite que corrupción minó a su partido en las elecciones regionales

Evo-Morales

La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, admitió hoy que la corrupción minó la credibilidad de su partido en las elecciones regionales y locales celebradas el domingo, en las que el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) perdió algunas de sus plazas más emblemáticas.

En una rueda de prensa en La Paz, el mandatario lamentó las derrotas sufridas por el oficialismo en el departamento de La Paz, en la ciudad homónima y en la urbe vecina de El Alto. Morales calificó de “preocupante” el caso de El Alto, que era uno de los bastiones políticos más fuertes de su Gobierno, donde “ha habido acusaciones” de corrupción contra el candidato oficialista a la alcaldía, Edgar Patana, que a su juicio deben ser investigadas.

“Si eso es verdad, el pueblo ha dado voto de castigo a la corrupción y, si es así, felicito al pueblo paceño”, sostuvo. A falta de datos oficiales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), los sondeos a pie de urna y recuentos rápidos difundidos por los medios el domingo se siguen usando hoy como referente de análisis.

Esos estudios dan como ganadora en la ciudad alteña a la opositora de origen aimara Soledad Chapetón, con un 55,2 %, frente al 31,8 % de Patana, que buscaba la reelección. En los comicios, el MAS también perdió la gobernación de La Paz, actualmente al mando de César Cocarico, ante el aimara Félix Patzi, disidente del partido de Morales y hoy candidato opositor.