Morales y Pacquiao subirán al ring de nuevo

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/94F8742E-F4EA-4B8B-8C35-C311B086259E.jpeg

Por CARLOS NINA GóMEZ
“A las tres es la vencida”…la citada frase se pone de moda una vez más. La gente comienza a ponerse a tono con lo que viene en el boxeo mundial moderno: La esperada tercera batalla que van a protagonizar, el próximo sábado, dos titanes de los cuadriláteros que responden a los nombres de Erik Morales, bravo boxeador mexicano, y el filipino  Manny Pacquiao.

Ambos han sido campeones mundiales…¡y ahora buscan reinsertarse en el mundo de los monarcas del mundo!.

Su combate, que tendrá como escenario el hotel Thomas Mack Center de la ciudad de Las Vegas, estado de Nevada (EE.UU.), está pactado a 12 rounds, pero no estará en disputa ningún título.

El Consejo  Mundial de Boxeo (CMB), que tiene a su cargo la supervisión del pleito, informó que este combate debe llevarse a cabo en la división superpluma (que es lo mismo que decir ligero junior, 130 libras). Los analistas, desde hace una semana, tienen su pensamiento en este tercer pleito.

Y dicen que “cualquier cosa puede suceder en esta nueva reyerta de puños”. Pero, al mismo tiempo, analizan un elemento básico, que puede ser la diferencia de la pelea: Es el que concierne a la condición física de Morales quien en los últimos 15 meses ha tenido serios inconvenientes con el peso.

Vale decir, agregan, que para esta pelea con el experimentado gladiador zurdo deberá presentarse al ring en pelenitud de condiciones…y no dar visos de que ha perdido condiciones físicas-técnicas debido al gran esfuerzo que ha tenido que hacer para poder llegar al pesaje oficial, que será este viernes -víspera del combate- con 130 libras, ¡a lo máximo!.

Otro gran reto de Morales

¿Qué podrá pasar la noche de este sábado en Las Vegas cuando se dé inicio a este tercer pleito entre dos duros rivales, Pacquiao y Morales?

Los expertos, al momento de escribirse el presente análisis, dividen sus criterios, pero señalan que “será otro gran reto para Morales”. Unos, los más agudos, dicen que Erik Morales, si esta vez ha tomado las cosas bien en serio -como aparenta-, sin duda va a llegar al ring en las más altas condiciones físicas.

Si eso ocurre, añaden, nadie debe poner en tela de juicio una victoria del mexicano la cual lo catapultaría al estrellato del pugilismo mundial.

Y, de paso, demostraría que es mejor boxeador que el filipino si es que se producen sus dos victorias a la cuenta de ¡a las tres es la vencida!.

El pugilista taijuanés, en el año 2000, puso a prueba su estelaridad… en la ocasión logró una apretada victoria, por decisión dividida, ante otro grande del boxeo mexicano, Marco Antonio Barrera. Con ese triunfo se adueñó del cinturón supergallo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Aquella fue su última pelea en las 122 libras. Tras defender el cetro nueve veces, abdicó a la faja para invadir la categoría pluma (126 libras) conde también fue monarca del mundo al vencer, en febrero del 2001, a Guty Espadas.

Pero Morales, ante su archirival también mexicano Barreras, no actuó con el éxito que esperaba…en el 2002, en la revancha, cayó por decisión. Y Barrera vengó aquella derrota que le asestó su jueces le dieron la victoria a Barrera.

Los analistas también recuerdan la tercera pelea Barrera-Morales registrada, igualmente en Las Vegas.

Morales, en una de las batallas más reñidas en el boxeo de estos tiempos, volvió a ser derrotado, pero con una decisión dividida.

Enfocan los críticos en base a que “Morales se enfrentó a Barrera por tercera ocasión y como en las primeras dos, estos mexicanos se enfrascaron en una gran batalla que muchos consideran fue la mejor del 2004”.