Motivos por los que debe dejar el cigarrillo

27_07_2015 HOY_LUNES_270715_ ¡Vivir!2 C

EFE.- La adicción al tabaco es una enfermedad. La nicotina es la droga responsable de que sintamos la necesidad de fumar, fumar y fumar; y de que suframos ansiedad si no encendemos un cigarro. La adicción a la nicotina es en ocasiones superior a la del alcohol, la heroína o la cocaína.

El bienestar, tanto físico como emocional, puede verse tremendamente afectado por el tabaco. Los cigarrillos no sólo nos restan años, sino también calidad de vida.

El tabaco aumenta las posibilidades de tener cáncer en casi todo el cuerpo: De pulmón (hasta veinte veces más, siendo la causa más común de muerte por cáncer en el mundo), laringe, esófago, vejiga urinaria, estómago, pulmón, boca, nariz, garganta, faringe, páncreas, riñón, y un largo etcétera al que estarás expuesto si eres fumador.

Fumar causa diabetes tipo 2. Las personas fumadoras tienen entre un 30 y 40 % más de probabilidades de tener este tipo de diabetes. Y las personas que la tienen y además fuman, acusan mayores problemas para controlar su enfermedad.

En el humo de tabaco hay unos cuatro mil productos químicos conocidos de los cuales se sabe que, como mínimo, doscientos cincuenta son nocivos, y más de cincuenta resultan cancerígenos para el ser humano.

Además de la nicotina, al fumar introducimos elementos en nuestro cuerpo como alquitrán y monóxido de carbono, y sustancias químicas como arsénico y formaldehído (gas que se usa para preservar animales muertos).

Lente intraocular para tratar la miopía

La miopía es una de las grandes limitaciones visuales y si las dioptrías se disparan el mundo se ve tremendamente borroso.

Las gafas, las lentillas, el láser han sido soluciones progresivas en el tiempo, pero las lentes fáquicas, colocar una lente dentro del ojo, pueden llegar a corregir hasta veinte dioptrías o más. El doctor Rafael Barraquer, del Centro de Oftalmología Barraquer, de Barcelona, nos explica sobre esta operación

¿En qué consiste? La lente intraocular fáquica es extremadamente simple, es poner una lentilla dentro del ojo, haciendo una apertura. Actualmente, los materiales han mejorado. Tenemos lentes más compatibles y blandas, que entran con incisiones pequeñas que no necesitan sutura, y ha habido una gran variedad dentro de este campo, porque hay dos o tres sitios donde se pueden poner estas lentes dentro del ojo, donde parece más fácil, delante del iris, delante de la pupila, entre la córnea y el iris, y a su vez se puede apoyar en los lados, o en el propio iris, y detrás de la pupila, donde está el cristalino. En la última década donde más se pone es detrás de la pupila, ya que detrás, con un material compatible y lejos de la córnea o la estructura del iris, se dan menos problemas.

Esta es una cirugía extremadamente simple, rápida, exitosa… y reversible: la lente se puede retirar.