Muchachos heridos motín Najayo temen represalias

POR LEONORA RAMÍREZ S.
Temen por sus vidas dos  jóvenes  heridos en el motín ocurrido el 11  de abril en el Centro de Corrección Najayo Menores, quienes alegan que ese hecho se produjo como resultado de los maltratos a que ellos y sus demás compañeros son sometidos, por parte de José Enrique Jiménez, encargado de la unidad de  Agentes de Tratamiento y Vigilancia Penitenciara (VTP).

Los adolescentes, cuyos nombres se omiten  por razones de seguridad, manifestaron que desde noviembre del 2006, cuando llegó al penal Jiménez, han recibido toda clase de agresiones físicas aunque los orientadores les piden a los agentes VTP  que no los maltraten.

De acuerdo con la versión de los menores, tanto Jiménez como  otros agentes los golpean por cualquier cosa, los provocan para que se pongan agresivos y cuando los castigan los envían a  una celda llamada “la suite” donde además los agraden físicamente.

“Por cualquier cosa nos daban palos, trompadas, nos mandaban a  la suite o nos guindaban de las mallas de la cancha a las 12:00 del día, ellos les cogen  odio a  uno, por eso yo quiero que me trasladen de ahí”, expresó uno de los jóvenes que recibe atenciones en un centro hospitalario.

Los maltratos a menores recluidos en el centro de atención a menores en conflicto con la ley penal, por parte de los denominados VTPs, no son nuevos. A mediados del año pasado, este diario publicó una serie de reportajes sobre castigos a los internos y un informe elaborado por consultores internacionales, contratados por el Programa de Apoyo a la Reforma y Modernización del Estado (PARME), en el que se cuestiona la formación de los VTPs.

HOY publicó fotos y testimonios en los que se evidenciaba que varios menores fueron amarrados y crucificados de una verja en el mismo centro, mientras que otro fue herido en la espalda y quedó parapléjico. En aquella ocasión, las autoridades del Ministerio Público designaron una comisión para indagar la situación, que fue admitida en cuanto a los maltratos, pero todavía se esperan los resultados.   De igual manera ahora, las autoridades anunciaron la conformación de una comisión para investigar las circunstancias del motín, que dejó varios vigilantes e internos heridos.

LA VERSION OFICIAL

Según la versión del director de Prisiones, general Juan Ramón de la Cruz Martínez, el motín se produjo a las 8:00 de la mañana del referido día, cuando los reclusos desayunaban.

En el incidente seis menores resultaron heridos, así como tres agentes VTP a quienes el funcionario identificó como Teófilo Castillo, José Enrique Jiménez y Aneudy Mañón. 

Según su informe, los agentes no portaban armas cuando fueron atacados por los menores, quienes tenían “armas de fabricación carcelaria”  hechas con pedazos de varilla que arrancan a las camas, y que posteriormente les sacan filos que las convierten en artefactos peligrosos. El procurador general Radhamés Jiménez designó una comisión para que investigue los hechos, la cual está integrada por de la Cruz Martínez y la procuradora adjunta Marisol Tobal, directora Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes.

HISTORIAS COMUNES

Las madres de los dos jóvenes heridos, que prefirieron ocultar sus nombres por temor a que éstos sean víctimas de otras agresiones, solicitan a las autoridades que controlen la situación del penal, porque aunque admiten que sus hijos no son santos entienden que ellos no están ahí para ser maltratados.

Esas dos mujeres, que residen en barrios de la capital, tienen una historia común: son cabezas de familia y tienen empleos, en el área del servicio doméstico, que no les permiten darles el seguimiento necesario a sus hijos.

Los menores que denunciaron las agresiones no concluyeron la educación básica, y tienen en su cuerpo los arañazos de la violencia callejera.