Muchos acuden a cementerios para honrar progenitores

http://hoy.com.do/image/article/339/460x390/0/2B401A5D-5F5E-4B91-8DDD-327CA28099F4.jpeg

El epitafio es del cuatro de enero de 1983. “Papi querido: siempre te recordaremos, con esa chispa de alegría y buen humor que nos contagiabas a todos los que tuvimos la dicha de estar junto a ti”. Fue escrito a la memoria de  Vicente Sangiovanni Pérez. Con él, sus hijos testimonian la bondad de su progenitor.

Hoy, cuando se conmemora el Día de los Padres, frases como éstas se leen con frecuencia en los cementerios donde reposan los  hombres que se entregaron a su familia en cuerpo y alma. Los camposantos del Distrito Nacional y la provincia de Santo Domingo recibieron la visita de muchos deudos, que por la ocasión, aprovecharon para limpiar tumbas, nichos y panteones que guardan los restos de sus padres y sus madres.

Vendedoras de flores, velones y constructores de nichos dicen que cada vez menos familiares se interesan por el cuidado de sus propiedades. Pero en  el Cementerio Nacional de la avenida Máximo Gómez fue notoria la llegada de gente dispuesta a lavar y pintar sus espacios. Yolanda Logroño de Batlle y su hijo Alejandro entraron al panteón donde reposan los restos del padre de ella, Miguel Ángel Logró, pasada las 12:00 del mediodía. Va al cementerio cada tres meses por el recuerdo de un padre ejemplar. Este sábado puso flores rojas también en recuerdo de su hermano, el difunto Roberto. Maritza y Victoria Gutiérrez son hermanas de padre, con sentimientos diferentes hacia el fenecido Hungría, debido a que no crió a la segunda. Sin embargo, ambas  prodigan cariño y respeto en el sitio donde  reposa  eternamente.