Muere el pianista cubano Bebo Valdés

MADRID. AFP.  El pianista cubano Bebo Valdés, leyenda del jazz latino, murió ayer a los 94 años en Suecia donde se había vuelto a instalar  con su familia tras haber vivido allí hace años, informó en Madrid una allegada al músico.   “Bebo ha muerto esta tarde en Suecia”, afirmó Cristina Huete, esposa del cineasta español Fernando Trueba, quien en 2000 había sacado al carismático pianista cubano del anonimato, con más de 80 años, gracias al documental “Calle 54”. 

 “Estaba ya muy mayor pero creo que esta última etapa de su vida ha sido muy bonita para él porque ha grabado discos preciosos”, agregó Huete precisando que Trueba se encontraba en un avión y no conocía aún la noticia.   “Duelo para la música por Bebo Valdés, se nos fue el más grande”, se lamentaba por su parte en Twitter el cantaor flamenco Diego ‘El Cigala’ quien trabajó con Valdés en el disco “Lágrimas negras” (2003) uno de los grandes éxitos llegados en el ocaso de su vida. 

 Sus últimos trabajos fueron la banda sonora de la película de animación de Trueba “Chico y Rita” y un disco junto a su hijo, el también pianista Chucho Valdés.  

 Tras vivir una larga temporada en Suecia, Valdés había pasado los últimos años en el sur de España, pero hace dos semanas regresó al país escandinavo, “donde viven algunos de sus hijos, debido a un empeoramiento de su estado de salud”, aseguró el diario español El Mundo citando a fuentes cercanas a su familia.   Allegados al artista dijeron asimismo a la prensa española que el patriarca de la música cubana, nacido en la localidad de Quivicán en 1918 y cuyo verdadero nombre era Dionisio Ramón Emilio Valdés Amaro, sufría Alzheimer.  

 El músico había emprendido el exilio en los años 1960 a raíz de la revolución cubana y nunca más regresó, donde afirmaba no querer ser enterrado a menos que cambiase el régimen.