Muere el primer presidente elegido de Egipto, Mohamed Mursi

HOS02. CAIRO (EGIPTO), 17/06/2019.- Imagen tomada el 16 de diciembre de 2015 que muestra al expresidente egipcio, Mohamed Morsi, derrocado por el Ejército en un golpe de Estado no sangriento en 2013, y prisionero desde entonces por cargos de espionaje en El Cairo (Egipto). La televisión estatal egipcia informó este lunes de que el expresidente Mursi falleció hoy durante la correspondiente sesión en el tribunal. EFE/Mohamed Hossam
HOS02. CAIRO (EGIPTO), 17/06/2019.- Imagen tomada el 16 de diciembre de 2015 que muestra al expresidente egipcio, Mohamed Morsi, derrocado por el Ejército en un golpe de Estado no sangriento en 2013, y prisionero desde entonces por cargos de espionaje en El Cairo (Egipto). La televisión estatal egipcia informó este lunes de que el expresidente Mursi falleció hoy durante la correspondiente sesión en el tribunal. EFE/Mohamed Hossam

El primer presidente de Egipto elegido democráticamente en las urnas, el islamista Mohamed Mursi, falleció ayer tras seis años de detención casi en aislamiento y sin acceso a tratamiento médico adecuado, castigado tras su derrocamiento en el golpe de Estado militar de julio de 2013.
El exmandatario, de 67 años, murió en un tribunal de El Cairo, donde estaba asistiendo a una sesión del juicio contra él por cargos de espionaje, en uno de los tantos procesos judiciales abiertos en contra del islamista después de su caída en desgracia.
Las autoridades no han revelado de momento las causas del fallecimiento, pero la Fiscalía General afirmó que Mursi se desmayó dentro de la jaula de los acusados y fue trasladado directamente al hospital, donde ingresó cadáver. En un comunicado, el fiscal general, Nabil Sadeq, indicó que el preso “llegó al hospital muerto a las 16.50 (14.50 GMT) y se comprobó que no había heridas recientes a la vista en el cadáver del fallecido”.
La salud del exmandatario se había deteriorado durante los años de detención, la mayor parte de los cuales los pasó recluido en la prisión de Borg al Arab, ubicada en un paraje desértico al oeste de la ciudad mediterránea Alejandría.
Desde ese centro penitenciario era trasladado a la capital en avión para comparecer en los juicios abiertos contra él y sólo en esas ocasiones se le pudo ver en los últimos años, siempre detrás de las rejas de la jaula de los acusados.
Su familia, así como organizaciones de derechos humanos, habían denunciado que Mursi estaba en régimen casi de aislamiento, no se le permitía recibir visitas ni tratamiento médico. Sólo recibió 3 visitas desde detención.