Muere héroe de la lucha contra inflación y por autonomía BC

Economic Recovery Advisory Board Chairman Paul Volcker listens as President Barack Obama makes remarks after their meeting, Friday, March 13,2009, in the Oval Office of the White House in Washington. (AP Photo/Gerald Herbert)
Economic Recovery Advisory Board Chairman Paul Volcker listens as President Barack Obama makes remarks after their meeting, Friday, March 13,2009, in the Oval Office of the White House in Washington. (AP Photo/Gerald Herbert)

El mundo de la política económica y monetaria pierde a una de sus más destacadas figuras. Paul Volcker, que lideró la Reserva Federal de los Estados Unidos entre 1979 y 1987, falleció el pasado domingo a los 92 años de edad.
Gracias a su paciencia y persistencia consiguió que la mayor potencia del planeta lograra lidiar con un serio problema de inflación, aunque fue a costa de un agresivo incremento de los tipos de interés que terminó por lastrar su economía.
Paul Volcker estuvo durante dos mandatos al frente de la autoridad monetaria estadounidense, con Jimmy Carter y Ronald Reagan de presidentes. Fue en el periodo conocido como el de la “Gran Inflación”. El alza de precios se había disparado hasta rozar el 15% en marzo de 1980.
Para combatirla y ponerla a raya, llevó los tipos al 22%. Su figura volvió a emerger dos décadas después, cuando el expresidente Barack Obama reclamó sus servicios la pasada crisis financiera para presidir el Consejo Asesor para la Recuperación Económica.
Su trabajo en este organismo propició la regla Volcker, que prohibió a los grandes bancos realizar actividades especulativas de riesgo con los fondos de sus clientes en busca de su propio beneficio.
También limita que los bancos tengan participaciones relevantes en fondos de cobertura o firmas de capital riesgo. La norma, dirigida a acabar con los excesos que desencadenaron la gran crisis, ha sido especialmente criticada por las grandes firmas de Wall Street, puesto que limita el margen de maniobra de los bancos. No obstante, muchos expertos consideran que fue clave para acabar con los abusos.
Volcker era una especie de héroe para Wall Street por la manera en que combatió la inflación. Todo el mundo lo respetaba pese a que como presidente de la Fed tuvo que adoptar decisiones muy poco populares para mantener la economía sobre los rieles, que le convirtieron en el más impopular.

La agresividad con la que combatió la inflación creó la base para que la economía de EE UU encadenara después dos décadas continuadas de expansión. Y su preocupación por la inflación empapó durante décadas la estrategia de la Fed y otros bancos centrales mundiales. La estabilidad de precios es uno de los dos pilares de su mandato. Estuvo al frente de la Fed hasta que el republicano George H. W. Bush nombró como sucesor a Alan Greenspan.

Además de su empeño por combatir la inflación, fue un firme defensor de la independencia del banco central. Volcker sirvió para gobiernos de administraciones tanto demócratas como republicanas. “Creía que no había mayor vocación que el servicio público”, señala el actual presidente de la Fed, Jerome Powell. En una nota de condolencias destaca la “integridad, el coraje y el compromiso” que tuvo por hacer “lo mejor para todos los estadounidenses”.

Obama recurrió a su experiencia para definir su programa económico durante la campaña que en 2008 le llevó a la presidencia de EE UU. Volcker fue muy crítico con los grandes bancos y ya con el demócrata en la Casa Blanca propuso para prevenir otra crisis como la vivida tras el colapso de Lehman Brothers reinstaurar la conocida como Ley Glass-Steagall, por la que en 1933 se partieron los bancos.