Mueren 20 rusos al caer helicóptero

http://hoy.com.do/image/article/300/460x390/0/930C37BF-5604-4B99-BCB3-AC7337730410.jpeg

Moscú (EFE).- Un total de 20 cadáveres, según fuentes militares, fueron encontrados entre los restos del helicóptero ruso Mi-8 que se estrelló ayer en la región de Shatói, en el sur de Chechenia, y que podría haber sido abatido.

“Han sido hallados veinte cadáveres, todos incinerados. Por lo visto, tras estrellarse el helicóptero, a bordo se produjo una explosión y un incendio”, dijeron las fuentes a la agencia rusa RIA-Novosti.  Con anterioridad, se había informado de que los militares fallecidos eran 17 ó 18.

Fuentes castrenses aseguraron que el helicóptero probablemente fue abatido desde tierra, aunque el presidente chechén, Ramzán Kadírov, se apresuró a desmentir esa versión y atribuyó el accidente a un eventual fallo técnico.

De acuerdo con los militares, el aparato siniestrado participaba, junto con otros dos Mi-8, en una operación contra un grupo armado en el sur de Chechenia.

El fiscal de Chechenia, Valeri Kuznetsov, confirmó que el helicóptero militar cayó cerca de la zona en la que fue rodeado un grupo guerrillero.

“Junto a la localidad de Sherípovo se produjo un combate con una banda armada. La operación para su aniquilamiento continúa”, dijo Kuznetzov a la agencia Interfax.

Según fuentes de la misma agencia, al frente del destacamento podría estar Doku Umárov, líder de la guerrilla separatista islámica.

Los funcionarios de emergencia indicaron que, según los indicios preliminares, el helicóptero _que transportaba 15 soldados y tres tripulantes_ fue abatido a tiros, pero un alto funcionario dijo posteriormente que se trató de un accidente, ya que una de las hélices tocó un objeto cuando intentaba aterrizar.

Las fuerzas rusas han librado dos guerras contra los separatistas de Chechenia en los últimos 12 años. La primera concluyó en 1996 tras 20 meses cuando las fuerzas rusas se retiraron después de una gran ofensiva insurgente.   La segunda comenzó en septiembre de 1999, después de lograr Chechenia una independencia de facto durante tres años en la que cayó en una anarquía marcada por el bandidaje, secuestros para obtener rescates y nuevas acciones de violencia por parte de los separatistas, cada vez más alineados con el fundamentalismo islamista. La mayoría de los chechenos son musulmanes.