Mueren 67 en atentados Irak; hospitalizan Saddam Hussein

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/A7D8EC4E-6ADB-41F9-88CE-B8039485AA35.jpeg

BAGDAD (AFP).-  Tres atentados en Bagdad y Kirkuk (norte) causaron ayer, domingo, 67 nuevas muertes en Irak, donde hoy, lunes, se reanudará el juicio contra el ex dictador Saddam Hussein sin la presencia de éste, que tuvo que ser hospitalizado debido a la huelga de hambre que mantiene desde hace 15 días.

Unas 195 personas resultaron asimismo heridas en esos atentados –dos en la capital iraquí y uno en Kirkuk–, mientras que otros cinco iraquíes fallecieron en diferentes actos de violencia en la región de Baaquba, a 60 km al norte de Bagdad.

La sangre derramada coincidió con el anuncio de la hospitalización del presidente derrocado iraquí, Saddam Hussein, debido a su débil estado por la huelga de hambre que mantiene desde el 8 de julio.

“Un informe médico estableció que no puede asistir a la audiencia de mañana (lunes) porque su estado necesita cuidados médicos”, declaró a la AFP el fiscal general del Alto Tribunal Penal Iraquí que juzga a Saddam Hussein, Jaafar Al Musaui.

Saddam Hussein y dos de sus coacusados, su medio hermano Barzan Al Tikriti y el ex vicepresidente iraquí, Taha Yassin Ramadan, mantienen una huelga de hambre en protesta contra el asesinato, el 21 de junio, de uno de los abogados de su defensa, Jamis Al Obeidi.

El defensor fue secuestrado para posteriormente aparecer asesinado en Bagdad, en el tercer acto de este tipo sufrido por un miembro del equipo legal de Saddam Hussein y sus siete compañeros de banquillo desde el inicio del juicio en su contra, el 19 de octubre de 2005.

Los defensores del ex dictador iraquí y de sus siete coacusados anunciaron desde Amman que boicotearán la audiencia del lunes.

En el terreno de la violencia de este domingo, el balance más sangriento —34 muertos y 73 heridos— correspondió a un atentado perpetrado por un kamikaze con un minibús en el mercado de Jamila, del barrio chiita de Sadr City, en Bagdad, blanco ya de numerosos ataques.

“El kamikaze quería causar el mayor número posible de víctimas”, declaró a la AFP una fuente policial, que explicó que “el hombre aparcó su minibús en medio de una concurrida calle donde se habían congregado jornaleros que esperaban ofertas para trabajar”.

Según testigos presenciales, el vehículo explotó hacia las 09H30 (05H30 GMT), dejando tras su deflagración decenas de cadáveres de mujeres, niños y hombres esparcidos por toda la zona en medio de los gemidos de los numerosos heridos.

Paralelamente, tres policías murieron en un ataque armado en el barrio de Qadissiya, en el oeste de la capital, indicó una fuente de la policía iraquí.

Asimismo, una bomba estalló y mató a ocho personas e hirió a 20 ante la municipalidad de Sadr City.

El doble ataque en este barrio es el cuarto gran atentado perpetrado contra los chiitas en la última semana en Irak, donde ya murieron 25 personas en Tuz Jormatu, 54 en Kufa y 48 en Mahmudiya.

Se trata también del acto antichiita más importante realizado en Bagdad desde el 1 de julio, día en que un coche bomba estalló en otro mercado de Sadr City y mató a 66 personas.

El ejército iraquí intervino en el barrio bagdadí tras los atentados y detuvo a dos sospechosos de pertenecer a “escuadrones de la muerte” chiitas, responsables de secuestros y ejecuciones de ciudadanos sunitas llevados a cabo a menudo en represalia de ataques como los de este domingo.

El atentado de Kirkuk, a 250 km al norte de Bagdad, dejó por su parte 22 muertos y 100 heridos y se produjo a las 12H30 locales (08H30 GMT), cuando un vehículo cargado de “una tonelada de explosivo” estalló ante el tribunal de esta ciudad multiétnica sometida a duras tensiones entre sus habitantes de origen árabe, turcomano y kurdo.

Ante los hechos, el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, expresó su condena y juró “dar caza a los asesinos” antes de emprender viaje hacia Reino Unido y Estados Unidos.

Hallan 20 cadáveres

Bagdad (EFE).- Veinte cadáveres con impactos de bala y señales de haber sido torturados fueron encontrados en las últimas horas en distintos barrios chiíes y suníes de Bagdad, según fuentes del ministerio de Interior.

Las fuentes explicaron que ocho de los cuerpos fueron hallados en el barrio Al Gazaliya, en el oeste de la capital y añadieron que todos los cadáveres fueron trasladados al depósito de cadáveres del hospital Al Adli.

Por otro lado, un grupo de insurgentes armados asesinaron la tarde de hoy a tres policías en el barrio Al Qadisiya, en el oeste de Bagdad, mientras que otros hombres armados secuestraron al responsable de una casa financiera en el barrio Al Nahda, en el este de la capital.

Asimismo, otras 55 personas murieron ayer y más de 120 resultaron heridas en dos atentados con coches bomba en Bagdad y en la ciudad petrolera de Kirkuk.

 un día después de que comenzara oficialmente la aplicación del plan de reconciliación nacional en Irak.