Mueren dos en huelga regional

LIMA (AFP).- Un paro regional de dos días que concluyó ayer, jueves, y que la víspera dejó dos muertos en Perú y más de 30 detenidos en la norteña ciudad de Chimbote marca un tenso clima social que puede complicarse con una huelga de campesinos cocaleros desde el lunes, en rechazo a la erradicación de cultivos de coca.

Varios tramos de la carretera Panamericana continuaban bloqueados en la ciudad portuaria de Chimbote, unos 450 km al note de Lima, donde fuerzas policiales trataban de limpiar la vía de piedras y troncos para dar paso a decenas de vehículos paralizados a ambos lados.

La vía era desbloqueada, pero huelguistas la interrumpían en otros sectores, dijo una fuente policial.

Enfrentamientos entre manifestantes y agentes antimotines dejaron el miércoles dos muertos, seis heridos -entre ellos cinco policías- y más de 30 detenidos debido a un paro convocado por el Frente de Defensa de la región Ancash.

Un joven agricultor perdió la vida al recibir el impacto de una bala perdida y una anciana murió al sufrir un infarto cuando grupos de vándalos atacaban autobuses de pasajeros atascados en la vía.

   Manifestantes lanzaron piedras a periodistas que cubrían las incidencias de la paralización cerca a Chimbote, así como a un fiscal que había llegado para verificar el bloqueo de la Panamericana, informaron emisoras radiales.

   Centenares de personas congregadas en un mitin en la ciudad andina de Huaraz, capital de Ancash, reclamaron al gobierno central que cumpla con transferir al gobierno de esa región el proyecto hidroenergético de Chinecas.

   También demandan que el gobierno cumpla con otorgar las partidas necesarias para la conclusión de importantes carreteras así como el no recorte y mejor distribución del canon minero, entre otras demandas.

   Las actividades se encontraban paralizadas en Huaraz, Chimbote y otras ciudades de Ancash donde se vivía un clima de tensión. Dirigentes del Frente de Defensa han señalado que si el gobierno no atiende sus demandas irían a una huelga general en los próximos días.

   Mientras tanto, campesinos cocaleros agrupados en la Asociación de Productores Cocaleros del valle de Monzón, en la región amazónica, anunciaron que emprenderán una huelga indefinida desde el lunes.

   La medida es en rechazo a la erradicación de los cultivos de hoja de coca -materia prima de la cocaína- reanudada por el gobierno el 6 de este mes.

   Los agricultores se oponen a la erradicación compulsiva y proponen una erradicación concertada y el empadronamiento de todos los campesinos que siembran esta hoja para determinar quiénes son los que producen esa planta para los narcotraficantes.

   Esta anunciada huelga, que abarcaría cuencas cocaleras de la selva central y nororiental, se llevaría a cabo con el bloqueo de rutas, según los organizadores.

   El presidente Alan García anunció la semana pasada que el gobierno ha iniciado una política de tolerancia cero y lucha frontal contra el narcotráfico.

   Por su parte, la legisladora y dirigente cocalera Elsa Malpartida aseveró que está dispuesta a apoyar una marcha de sacrificio de campesinos desde los valles cocaleros de la selva hasta Lima.