Mueren dos militares desertores en un enfrentamiento y un civil en Siria

El Cairo, (EFE).- Al menos tres personas murieron hoy, entre ellas dos militares desertores, en las provincias de Homs y de Hama, en el centro de Siria, por la represión de las fuerzas del régimen de Bachar al Asad. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que al menos dos soldados desertores perdieron la vida en enfrentamientos contra el Ejército en la localidad de Al Qoseir, en Homs, mientras que un civil falleció esta mañana en Halfaya, en Hama, durante una redada de las fuerzas del orden que buscaban activistas.

En la ciudad de Homs, al menos cuatro civiles resultaron heridos por disparos cerca de un hospital y otro sufrió heridas después de que se abriera fuego contra varias viviendas desde un puesto de control en el barrio de Al Guta. Según el Observatorio, las fuerzas de seguridad han disparado indiscriminadamente en los distritos de Bab Amro y de Inshaat en Homs para atemorizar a sus residentes. La provincia de Homs, junto a Hama e Idleb, es uno de los principales bastiones de la oposición al presidente sirio, Bachar al Asad.

 El Observatorio agregó que al menos veinte personas fueron detenidas durante una campaña de arrestos en la aldea de Tir Maala, en Homs, mientras que once fueron apresadas en los barrios de Al Bayada y Karam al Zeitun en la capital de la provincia. La ONG denunció que Homs vive una crisis por la falta de bombonas de gas y las bajas temperaturas que está sufriendo. En una situación similar se halla el pueblo de Maarat al Nuaman, en la provincia septentrional de Idleb, sitiado por el Ejército, donde hay escasez de combustible, la electricidad está cortada y está interrumpidas las comunicaciones telefónicas.

La agencia de noticias oficial siria, Sana, que citó a las autoridades de la provincia de Idleb, anunció que más de 140 hombres buscados fueron detenidos hoy en la zona de Yabal Zauya y en Maarat al Nuaman. Según la agencia, la operación fue posible gracias a la información obtenida en redadas practicadas en las guaridas de “grupos terroristas”.

La veracidad de estos sucesos no ha podido ser comprobada de forma independiente debido a las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar. Hoy expira el plazo de tres días dado por la Liga Árabe el miércoles para que el régimen sirio detenga la violencia y reciba a observadores árabes sobre el terreno. El jueves pasado, Siria anunció por escrito al organismo panárabe que aceptaría recibir a la misión de observadores, siempre y cuando se introduzcan “ligeras modificaciones” en el programa.

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, recibió un mensaje del ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem, que incluía una serie de enmiendas al proyecto de protocolo propuesto por la organización referentes a las labores de la misión de observadores. La represión ha dejado en Siria más de 3.500 muertos desde el comienzo de las revueltas a mediados de marzo pasado, según las últimas cifras facilitadas por la ONU.EFE