Mueren otros 25; EEUU prepara asalto Faluya

RAMADI, Irak (AFP).- La violencia dejó este domingo 25 nuevas víctimas mortales en Irak, quince de ellas en un ataque con cohete en Tikrit y diez en enfrentamientos entre rebeldes y fuerzas norteamericanas en Ramadi, mientras que el primer ministro iraquí amenazó lanzar una ofensiva contra Faluya.

   “Quince civiles murieron y otros ocho resultaron heridos cuando las fuerzas anti-iraquíes (rebeldes) dispararon dos cohetes en torno a las 19H50 (16H50 GMT), uno de los cuales cayó cerca de una mezquita del norte de Tikrit”, declaró a la AFP un portavoz militar.

   Tikrit, 180 km al norte de Bagdad, es el antiguo feudo del depuesto dictador Saddam Hussein, cuyos habitantes son contrarios a la presencia de las fuerzas extranjeras y a las nuevas autoridades iraquíes.

   En el bastión sunita de Ramadi (100 km al oeste de Bagdad), diez iraquíes murieron y 12 resultaron heridos en nuevos enfrentamientos entre rebeldes y tropas estadounidenses, según una fuente hospitalaria.

   Según un periodista de la AFP que acompañaba a los marines estadounidenses en Ramadi, tres soldados fueron heridos por la explosión de un artefacto casero al paso de una patrulla el domingo por la mañana.

   Ramadi y Faluya (50 km al oeste de Bagdad) son los dos principales bastiones de la rebelión en la provincia sunita de Al Anbar.

   En Faluya, la pulseada entre el gobierno provisional iraquí y los rebeldes atrincherados en la ciudad entró en su fase final, dijo el primer ministro iraquí, Iyad Allawi, quien amenazó con una acción militar inminente si no se encuentra una salida pacífica.

   “Hemos entrado en la fase final para resolver el problema de Faluya”, dijo Allawi. “Si no podemos resolverlo pacíficamente, no tengo otra opción que recurrir a una acción militar”, subrayó.

   Desde el 14 de octubre el ejército estadounidense estrechó el cerco en torno a Faluya, donde multiplicó los ataques aéreos y las operaciones terrestres.

   Por otra parte, Allawi anunció la detención de 167 combatientes extranjeros, así como también de un asistente de Ezzat Ibrahim, ex número dos del régimen de Saddam Hussein.

   Después del asesinato del rehén japonés Shosei Koda por un grupo islamista en Bagdad, el primer ministro japonés Junichiro Koizumi declaró el domingo que su país no retirará sus tropas de Irak, tal como reclamaban los secuestradores del joven de 24 años.

   El embajador de Polonia en Irak, Ryszard Krystosik, pidió este domingo clemencia a los secuestradores de la rehén polaca Teresa Borcz, tras una entrevista en Bagdad con el presidente del Comité de los Ulemas (sunita) Hareth al-Dari.

   En cuanto a los rehenes franceses, los periodistas Georges Malbrunot y Christian Malbrunot, se encuentran “en buen estado de salud”, afirmó el domingo el embajador de Francia en Bagdad, Bernard Bajolet, al término de una reunión con el propio Al-Dari.

   Por otra parte, una página internet atribuyó a un grupo islamista desconocido un comunicado en el que éste reivindica el atentado con coche bomba, perpetrado el sábado, frente a las oficinas del canal de televisión Al Arabiya en Bagdad que dejó siete muertos.

   El cadáver de un soldado británico fue hallado en una base militar de esas fuerzas en Basora, en el sur de Irak, informó a la AFP un portavoz del ministerio de Defensa en Londres, que no precisó las causas de la muerte.

   Por último, el cadáver carbonizado de un camionero turco fue hallado el domingo al sur de Samarra, informaron fuentes policiales y médicas.