Muerte de Cabrera causó gran pesar en el IAD

http://hoy.com.do/image/article/137/460x390/0/6A10CBFC-A9EF-4123-A2B2-E861DC10D291.jpeg

LLENNIS JIMÉNEZ
l.jimenez@hoy.com.do
Una cruz de tela negra en las  puertas de entrada y salida, una corona de rosas en la recepción y las lágrimas de todo el personal a su derredor simbolizan el duelo en el Instituto Agrario Dominicano (IAD), por la muerte de su director, Quilvio Cabrera,  un hombre que lo dio todo por la reforma agraria.

Sus compañeros de labores lo describieron como un hombre serio a carta cabal y un trabajador incansable, esforzado en jornadas de más de 16 horas en oficina y viajes al interior del país. Desde el director ejecutivo hasta el más humilde empleado de la planta física mojó su rostro de lágrimas por la desaparición del dirigente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en un accidente de tránsito. Afirman  que respetó su labor como un sacerdocio, y que por encima de su rigidez, lo que le daba la eficiencia, no abandonó sus dos notables cualidades: atención y cariño a las personas. A las 12:15 p.m., de regreso de la funeraria sin cabeza para darle salida a algunas obligaciones de la agenda oficial, su secretaria Rosy Mejía humedecía la servilleta con que intentaba detener el llanto. En la recepción, María Altagracia Alcántara se presentó con un atuendo más negro que de común, sin maquillaje y con los ojos húmedos de tanto llorar. Para este lunes, Cabrera Mena tenía programada su  habitual reunión con directores técnicos. Su  repentino deceso el pasado domingo, interrumpió los planes con muchos de sus ex alumnos en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Su esposa, Rita Espejo, y su chofer el oficial de la FAD Ángel Valdez, se recuperan de las lesiones sufridas en el accidente. Le sobreviven sus hijos  Quilvio, Sergio, David y Melissa.      

Honores-velatorio

El ingeniero Cabrera, quien fue dirigente de varios gremios de su sector, coordinaba  la campaña electoral del presidente Leonel Fernández en  La Vega.

El cadáver de este hijo de la comunidad de El Pocito, en Guayubín, Montecristi, será sepultado este martes en horas de la tarde, en el Cementerio Cristo Redentor. El vocero del IAD, Héctor García, dijo que previamente su cuerpo será llevado a la sede del  PLD, luego lo pasarán por la UASD, donde era profesor y finalmente será expuesto en el parqueo del  IAD, en un velatorio que desean realizarle empleados y parceleros de todo el país al hombre que deja un ejemplo de trabajo y de cuidado de los fondos públicos.