Muerte Whiting empaña el inicio de F1

FILE - In this file photo dated Tuesday, Feb. 26, 2019, Mercedes driver Lewis Hamilton of Britain steers his car during a Formula One pre-season testing session at the Catalunya racetrack in Montmelo, outside Barcelona, Spain.  Previewing the upcoming 2019 season, last season was arguably Hamilton’s best to date but he is ready to launch his quest for the next Formula One world championship title.  (AP Photo/Joan Monfort, FILE)
FILE - In this file photo dated Tuesday, Feb. 26, 2019, Mercedes driver Lewis Hamilton of Britain steers his car during a Formula One pre-season testing session at the Catalunya racetrack in Montmelo, outside Barcelona, Spain. Previewing the upcoming 2019 season, last season was arguably Hamilton’s best to date but he is ready to launch his quest for the next Formula One world championship title. (AP Photo/Joan Monfort, FILE)

La súbita muerte de Charlie Whiting, el director de carreras de la Fórmula Uno, le da un tono sombrío al primer fin de semana de la temporada, con la rivalidad entre Lewis Hamilton y Sebastian Vettel relegada a un segundo plano.
Un día antes de la primera sesión de prácticas para el Gran Premio de Australia, el mundo de la Fórmula Uno quedó conmovido al enterarse que un hombre al que se le describió como “un amigo fiel y un carismático embajador” del deporte falleció por una embolia pulmonar en Melbourne. Whiting tenía 66 años.
Lewis Hamilton, el cinco veces campeón, señaló que Whiting fue un ícono en el automovilismo deportivo. Sebastian Vettel, cuatro veces campeón, añadió que el inglés fue el perfecto mediador entre los pilotos y los administradores de la F1.
Daniel Ricciardo indicó que los pilotos en ocasiones ponían a prueba la paciencia de Whiting, “pero siempre tenías la sensación de que estaba en nuestro bando”. “Hizo tanto por nuestro deporte”, dijo Ricciardo. “Estoy seguro que todos vamos a competir con mucha pasión este fin de semana. Es un recordatorio que somos unos bendecidos de estar en esta posición”.
Whiting comenzó su trabajo con la F1 en 1977, como parte de la escudería Hesketh. En la década de 1980, se mudó a Brabham, de Bernie Eccelstone. Se incorporó a la FIA en 1988 y asumió como director de carreras en 1997. Los pilotos se pronunciaron en una rueda de prensa que había sido convocada.