Muertes trágicas dominicanos en Nueva York enlutese comunidad

10B_El Mundo_23_6SSDSD,p01

Las muertes de manera trágicas de varios dominicanos residentes en esta ciudad, en las últimas semanas, ha enlutado la comunidad quisqueyana en la urbe.
Entre los fallecidos figura Allan James Feliz quien fuera muerto de un tiro en el pecho la semana pasada por la policía en El Bronx, cuando fue detenido por asunto de tránsito y la patrulla determinó que tenía tres órdenes de arresto en su contra y el joven se resistió a su arresto, luego lanzándole su vehículo a los oficiales y en eso un sargento le disparó, dijo la institución. El hecho ocurrió en la calle 211 con la avenida Bainbridge.

La muerte a machetazo de Noelia Mateo, de 58 años, por parte de su esposo, el pastor evangélico Víctor Mateo, de 63, hecho ocurrido en septiembre en la avenida Ellsworth, en El Bronx. El victimario huyó y luego fue apresado en Pensilvania.

El asesinato a puñaladas de Cindy Olivo, de 32 años, en la avenida University en El Bronx, por parte de su ex novio Luis Severino, quien había sido deportado a RD y luego regresó. Fue apresado en Florida y extraditado a NYC. Ocurrió hace algunas semanas.

El fallecimiento inesperado de Rosemary Abreu, de 27 años, cuando acudió al hospital Lincoln, en El Bronx, para someterse a una cirugía menor para removerle un quiste, pero la intervención quirúrgica llevó a su muerte. La familia está demandando por 50 millones de dólares. Ocurrió la semana pasada.

La muerte de Jorge Rodríguez, 19 años, frente al edificio 565 de la calle Academy, en el vecindario de Inwood, en el Alto Manhattan, al recibir un disparo en la cabeza mientras huía de balacera en el lugar.