Mujer murió por cocaína

POR MANASES SEPULVEDA
La señora Elisa María Payano murió el pasado viernes en una celda del sótano del Aeropuerto Internacional de las Américas tras ser detenida por inspectores de Migración, a causa de intoxicación aguda por cocaína, según la autopsia practicada en el Instituto Nacional de Patología Forense.

Según el resultado de la necropsia, que fue remitida a la Procuraduría General de la República, al momento de su muerte, la señora Payano tenía 40 porciones de cocaína distribuidas en el estómago y en otras partes del cuerpo.

El mayor de los empaques medía 2.3 x 1.7 y el menor medía 2×1.7 centímetros con un peso total de 295 gramos, incluyendo materiales de envoltura, dice la autopsia.

 De estos empaques, 37 estaban íntegros, uno parcialmente roto y dos totalmente vacíos en el estómago.

Explica que la intoxicación le produjo un edema pulmonar bilateral, congestión visceral generalizada, hemorragia petequial pulmonar y de la mucosa gástrica, entre otros problemas.

“A juzgar por los signos post-morten, al momento del levantamiento del cadáver y la fecha de realización de la necropcia el día 14 de mayo del 2005, a las 9:15 a.m., la muerte pudo haberse producido de unas 24-30 horas antes aproximadamente”, explica.

La presencia de cocaína en los empaques fue comprobada por el certificado de análisis químico forense de la Subdirección General de Química Forense, dependencia de la Procuraduría General de la República y su laboratorio de substancias controladas.

La autopsia fue practicada por las doctoras Manuela Rodríguez y Mercedes Féliz Angeles.

La señora Payano falleció el pasado viernes en la mañana, luego de ser detenida y llevada a una cárcel que operaba en el sótano del Aeropuerto Internacional de las Américas, por militares e inspectores de Migración.

La detención se produjo cuando se disponía a viajar a Madrid en el vuelo 6500 de Iberia, luego de que inspectores de Migración alegaran sospechas de que los documentos que portaba no eran auténticos.

Sin embargo, luego, oficiales del Departamento de Investigaciones de Falsificaciones de la Policía establecieron la autenticidad de los mismos.