Mujer pide a la JCE ayuda para poder tener sus documentos

Valerin, Valeria y Estarlin Eusebio

Valeria Mercedes Eusebio Méndez con 34 años y residente en Los Coquitos de Boca Chica no tiene documentos de identidad. Su madre falleció el pasado año y tampoco había sido reconocida. Para colmo su acta de defunción no fue asentada.
Con este lastre, Valeria lleva años haciendo diligencias para poder tener sus documentos y así reconocer a sus hijos de 11 y 13 años.
Ha tenido que invertir recursos y ha sido engañada por personas a quienes les ha pagado para las diligencias documentales.
Es por esto que Valeria pide a las autoridades de la Junta Central Electoral (JCE) ayudarle para poder obtener su documentación pues se trata de un largo procedimiento que requiere inversión de recursos.
Valeria relata que esa situación la mantiene depresiva además de que la limita para conseguir un mejor empleo.
“Yo he trabajado en casa de familias, comedores; sufro de depresión y la gente me juzga como irresponsable sin saber lo que he pasado”, expresa.
Sus hijos cursan el sexto y séptimo grado y aunque desde las escuelas existe un programa para ayudar a la obtención de las actas de nacimiento, el de Valeria es un caso complejo.
Uriadys Santos, abogado y técnico del Distrito Escolar 10-05, explicó que cada mes preparan en promedio una docena de expedientes que son remitidos a la JCE.
Ese distrito administra 59 centros educativo del municipio de Boca Chica.

Detalló que trabajan con los estudiantes que hayan nacido en las maternidades La Altagracia, Los Mina y Boca Chica. Fuera de ahí los casos son remitidos a los distritos respectivos.
Entre las dificultades del programa es cuando se registran casos en que los padres no tienen documentos, situación que a veces afecta hasta tres generaciones.
También se presentan procesos de alumnos que han nacido en el extranjero, mayoría en Haití, por lo que hay que remitirlos a su embajada.
Otra dificultad que han tenido es la desaparición de la madre, situación en la que el Código Civil establece que hay que esperar 20 años para dar como desaparecida a una persona.
Además se dan escenarios que una persona es declarada por otras que no son sus verdaderos padres, lo que se convierte en un fraude de identidad.
Santos agregó que hay ocasiones que las familias no dan seguimiento al proceso que inicia el distrito y por lo cual no se les cobra dinero, lo que provoca mayor tardanza.
Problema social. Santos recordó que la falta de documentación es un problema social que se arrastra desde hace muchos años aunque ha ido mejorando al punto que hay escuelas donde casi no quedan estudiantes sin actas de nacimiento.
Reconoció que la Junta Central Electoral ha estado trabajando con mayor celeridad para resolver esa situación que afecta muchas familias de la comunidad de Boca Chica.
Sin embargo se quejó que muchas veces los padres no entienden la importancia de obtener una documentación y a veces demandan hasta recursos económicos.
Una declaración de nacimiento tardía conlleva un procedimiento largo y costoso para las familias que normalmente viven en condiciones de pobreza.