Mujeres se han apropiado de la «batuta» en conocimiento casos de corrupción

Mujeres se han apropiado de la «batuta» en conocimiento casos de corrupción

La lucha contra la corrupción administrativa en la República Dominicana destaca el trabajo de las mujeres, iniciando desde la Procuraduría General de la República, con Miriam Germán Brito y la titular de la Persecución, Yeni Berenice Reynoso, hasta los tribunales.

En casi todos los casos que han tenido una resonancia mediática, la “batuta” la ha tomado féminas, destacándose la magistrada Kenya Romero como jueza que pertenece al Séptimo Juzgado de Instrucción del Distrito Nacional desde el año 2012.

Romero, ha sido la responsable de liderar las audiencias en los casos Coral, Coral 5G, Medusa y Operación 13.

Es la misma jueza que ha sido recusada en varias ocasiones, las cuales fueron rechazadas por la Corte de Apelación del Distrito Nacional. La licenciada en derecho por la Universidad Autónoma de Santo Domingo fue jueza de la Fase de Instrucción del Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes del Distrito Nacional, desde donde viene conociendo procesos que riñen con la ley.

Le puede interesar: Paliza: «Hoy el que la hace la paga»

La magistrada, que también hizo una maestría en Derecho Procesal Penal, ha enviado a la cárcel a más de una docena de imputados en casos de presunta corrupción administrativa.

Uno de los más sonados ha sido el de Coral 5G, que involucra a militares de alto rango los cuales presuntamente pertenecieron a una red que movió más de 4,500 millones contra el Estado dominicano.

Otra fémina que ha tenido la responsabilidad de enviar a prisión preventiva a imputados en el caso Larva es Katherine Rubio; jueza del Juzgado de Atención Permanente de la provincia San Cristóbal.

Los encartados en Larva, a los cuales el Ministerio Público los acusa de narcotráfico y lavado de activos, son 15, de los cuales para 5 la magistrada dispuso que sean enviados a prisión coercitiva, como pidió el órgano acusador.

Sin embargo, de Rubio se sabe que fue la jueza que se reunió con tres inspectores del Poder Judicial por el permiso que la magistrada otorgó a 50 privados de libertad para pasar fin de año en sus respectivas casas. El hecho fue en el 2017.

La magistrada fue criticada porque de esos reclusos, algunos estaban implicados en los sonados casos como el de Paya, en Baní, Figueroa Agosto y Florian Féliz.

Por eso, además, generó opiniones encontradas cuando le correspondió conocer el caso un hombre acusado de violar y asesinar a varias mujeres, a quien le llamaron como el famoso asesino serial «Jack el Destripador«.

Otras juezas también han conocido parte del proceso en algunos de los casos: La presidenta del Cuatro Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, Solange Vásquez, ha ratificado la prisión preventiva contra uno de los encartados más mediatizados de las operaciones que ha ejecutado el órgano persecutor, Jean Alain Rodríguez en la Operación Medusa.

Publicaciones Relacionadas