Multaría a Chávez por propaganda electoral

CARACAS(EFE).- Las autoridades electorales venezolanas podrán multar al presidente Hugo Chávez si se demuestra que en sus últimos discursos ha incluido propaganda en favor de los candidatos pro gubernamentales para las elecciones del próximo domingo.

   “Nadie se escapa al cumplimiento de la ley, ni el presidente, ni los gobernadores, ni los alcaldes ni los medios de comunicación”, dijo hoy Jorge Rodríguez, directivo del Consejo Nacional Electoral (CNE).

   “Se sustanciarán expedientes y quienes hayan violentado la norma serán sancionados”, añadió Rodríguez ante los periodistas al término del último directorio del organismo antes de los comicios del 31 de octubre.

   Ese día los 14.220.111 ciudadanos inscritos en el Registro Electoral Permanente (REP), entre ellos 200.000 extranjeros, podrán elegir a 23 gobernadores provinciales, el alcalde mayor de Caracas -que es equiparable a un gobernador-, y los alcaldes y concejales de 334 municipios.

   Chávez ha sido acusado por la oposición de estar efectuando una gira por el interior del país con el propósito de apoyar a los candidatos de su línea y de pronunciar discursos explícitamente electorales aunque las normas se lo prohíben.

   Sobella Mejías, miembro del CNE y vinculada a la oposición, según el oficialismo, indicó que ha reunido las pruebas necesarias para que Chávez sea sancionado.

   Según Mejías, Chávez llamó el pasado domingo en su programa de radio y televisión “`Aló, presidente!” a votar “descaradamente” por el general Alberto Gutiérrez para gobernar el estado de Zulia.

   Durante su intervención en el programa televisado, Chávez también auguró la derrota del actual titular de ese gobierno regional, Manuel Rosales, y agregó que, más bien, debería estar preso “por golpista”, según comentó en varias ocasiones.

   También podrían ser sancionados los medios privados de comunicación que han rehusado emitir la propaganda institucional del CNE invitando a los ciudadanos a votar e instruyéndolos sobre la manera de hacerlo.

   Por otra parte, el ministro del Interior, Jesse Chacón, indicó hoy que, como es habitual cada vez que hay elecciones, regirá la ley seca desde el mediodía (16.00 GMT) del 30 de octubre hasta después de los comicios.

   Igualmente se prohibirá el porte de armas, aunque se tenga permiso, y las policías regionales y municipales serán acuarteladas desde el sábado.

   Chacón confirmó que la seguridad y el orden estarán a cargo del Plan República, confiado a los militares y activado en todos los comicios.

   El ministro reiteró que no habrá otras operaciones especiales de prevención, porque no hay indicios de que puedan registrarse disturbios o actos de sabotaje generalizados.

   El titular del Interior dijo que los cuerpos de seguridad del Estado estarán vigilantes por si se produce algún incidente pero descartó que vayan a ser desplegados por el país.

   El presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Iván Rincón, señaló que habrá disponibles el suficiente número de jueces de control para auxiliar a las fuerzas de seguridad si se ven obligadas a intervenir para sofocar algún disturbio o alteración del orden público.

   Oscar Battaglini, directivo del CNE, manifestó hoy que habrá “unos 100 observadores internacionales” en la votación del domingo y señaló que provendrán principalmente de Latinoamérica y Europa.

   Confirmó que, de momento, sólo se ha inscrito una organización venezolana, “Ojo Electoral”, para actuar como observadora del proceso en igualdad de condiciones que los extranjeros.