Multitud celebra en Boston

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/D394C748-3431-46E5-BAC9-8EE27197EE4C.jpeg

POR KEN MAGUIRE
De la agencia AP
BOSTON.- Cientos de miles de aficionados de los Medias Rojas saturaron ayer las riberas del río Charles y las calles de la ciudad para asistir a un desfile que muchos dudaban ver alguna vez: un festejo a un equipo campeón de la Serie Mundial.

La escuadra que ganó el Clásico de Octubre por última vez en 1918 hizo un recorrido triunfal por tierra y agua, avanzando por las calles cerca del Fenway Park junto al parque Boston Common y el Ayuntamiento y luego siguió por el Charles a bordo de 17 vehículos anfibios.

Algunos aficionados se agolpaban en las calles y en las riberas del río -en algunos sitios con un espesor de hasta 25 personas-, mientras que otros permanecían de pie encima de edificios o saludaban desde las ventanas al paso del equipo.

El dominicano Manny Ramírez, el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, agitaba un letrero que un aficionado le entregó, el cual rezaba: “Jeter está jugando golf hoy. -Esto es mejor!””, aludiendo a Derek Jeter, paracorto de los Yanquis de Nueva York.

Otras personas arrojaban escobas en tributo a la barrida que le propinó Boston a los Cardenales de San Luis en cuatro juegos.

“He estado esperando esto toda mi vida””, dijo Rich Brantley, de 47 años, que viajó toda la noche desde Connecticut para llegar alrededor de las 7 de la mañana.

“Es uno de los días más importantes de mi vida, después del día en que me casé y tuve a mis hijos””.

La policía informó que 10 personas fueron arrestadas, 12 trasladadas a hospitales debido a lesiones menores y 30 fueron atendidas directamente en la calle.

Los aficionados recibieron a los jugadores de los Medias Rojas con gritos de emoción cuando llegaron al Fenway Park antes del desfile.

En un mítin improvisado en el campo, el mánager Terry Francona dijo que su equipo siempre tuvo lo necesario para ganar, incluso si sus jugadores desaliñados -que se apodan “idiotas”” a sí mismos- no siempre se ven muy formales.

“Pueden no usar el pelo ni vestirse como gente normal, pero juegan excelente béisbol””, afirmó Francona.

El hecho de que el triunfo en la serie haya sido a costa del eterno rival de Boston, los Yanquis _ el equipo al que los Medias Rojas derrotaron en un repunte histórico en los playoffs _ lo hizo aún más dulce.

“De ahora en adelante todo aficionado a los Medias Rojas puede entrar al Yankee Stadium con la frente en alto””, dijo el receptor Jason Varitek.

SE LE PEGÓ BOLAZO A PEDRO

Boston (EEUU) (EFE).- El abridor dominicano de los Medias Rojas de Boston, Pedro Martínez, resultó golpeado por una pelota en la frente, durante las celebraciones del equipo y su legión de aficionados, que consiguieron después de más de ocho décadas, coronarse nuevamente como campeones mundiales del béisbol profesional de las Grandes Ligas.

Al parecer Martínez fue alcanzado con la pelota, cuando se encontraba en un bote en el río Charles de la ciudad de Boston y a pocos minutos de dar por concluido el desfile de celebración de los Medias Rojas.

El desfile, que comenzó a las 10 de la mañana en el legendario “Fenway Park”, se extendió algunas horas más de lo inicialmente planeado, luego de que los jugadores del equipo de Boston ya habían recorrido más de tres millas, en un trayecto que los llevó por las calles más emblemáticas de la ciudad.

“Tengo un pequeño dolor de cabeza”, comentó Martínez luego del incidente, “Pero aparte de eso me siento bastante bien”.

La pelota, que fue lanzada por un sujeto que todavía no ha sido identificado, estuvo a punto de ser atajada sin suerte por el lanzador Derek Lowe, compañero de Martínez en el equipo.

“Vi como la pelota le pegó a Martínez en la cabeza”, explicó uno de los aficionados que observaron el incidente, “Lowe trató de agarrarla, pero no pudo y la pelota le pegó en la cabeza a Martínez y luego rebotó y cayó al fondo del río”.