Multivitamínicos ¿sí o no?

v1

La frase “vitaminas y minerales” tiene un poder asombroso en nuestras mentes en una época en que las enfermedades parecen multiplicarse a un ritmo acelerado: son una especie de garantía de que estaremos “sanos” o al menos soportaremos mejor las enfermedades si tomamos “suficiente” de ellas.

Con esto en mente, muchos recurrimos a los suplementos multivitamínicos, usualmente sin cuestionarnos si es que en realidad precisamos de ellos, si acaso podrían representar un peligro para nuestra salud, o simplemente convertirse en dinero malgastado.

Para responder a esta inquietud nos acercamos al nutriólogo Jimmy Barranco quien distinguió seis casos principales en los que recomienda el uso de multivitamínicos.

¿Quiénes los necesitan? Aparte de las personas que padecen alguna enfermedad y a los cuales su médico les ha recomendado consumir algún suplemento, Barranco considera en primer lugar a aquellos que “viven en cinturones de pobreza en las grandes urbes”, ya que es probable no estén obteniendo la cantidad óptima de vitaminas y minerales en su dieta. Un segundo grupo serían los vegetarianos estrictos “porque les haría falta hierro, vitamina B12 y otras más”, explica. En tercer lugar cita a las embarazadas y a las mujeres en etapa de lactancia, condiciones que ameritan el consumo de suplementos prescritos por el médico. Un cuarto grupo serían las personas que realizan actividad física intensa; el quinto los envejecientes o personas mayores de 50 años de edad y por último los fumadores y las personas que toman alcohol con frecuencia.

En el caso de los ancianos Barranco explica que pueden presentar deficiencia de vitamina B12 debido al atrofiamiento de la mucosa del estómago que produce ácido clorhídrico, importante para la absorción de esta vitamina. Por otro lado, señala que es frecuente que las personas que se hayan sometido a cirugía bariátrica también presenten deficiencias de la misma.

Siguiendo con los fumadores, del tabaco se dice que destruye hasta un 40% de la vitamina C presente en el organismo, mientras que el alcohol estorba la absorción de las vitaminas C, B1, B6 y de ácido fólico.

Soluciones. Entonces, si no pertenecemos a ninguno de estos grupos y estamos sanos, ¿cómo evitamos un déficit de vitaminas y minerales? El especialista usa tres palabras claves para resolver este problema: variedad, moderación y equilibrio.

“Variedad en cuanto al alimento que como, en la forma en como lo cocino. Por ejemplo, comer la fruta de la temporada. Que hoy como pollo, otro día como pescado, etc… la variedad garantiza que uno reciba todos los nutrientes”, señala.

En cuanto a la “moderación”, dice que es clave para evitar la obesidad y los problemas que derivan de ella. Con equilibrio el doctor se refiere a que en cada comida se pregunte: ¿dónde están las vitaminas ( frutas y verduras) ¿dónde está la fuente de energía (carbohidratos: víveres, cereales, tubérculos) y en tercer lugar ¿dónde están las proteínas? (carne, huevo, leche, pescado, atún , salmón, sardina, etc).

Barranco afirma que como mínimo debemos garantizar cinco porciones de frutas y vegetales al día (una porción equivaldría a un plato mediano o media taza). Las complicaciones que resultan de un déficit de vitaminas, minerales y nutrientes, son muchas y es ahí donde los multivitamínicos entran en nuestro auxilio (aunque lo ideal es que se obtengan de manera natural), pero también existen los riesgos de la hipervitaminosis o exceso de vitaminas que se produce principalmente en el caso de las vitaminas liposolubles como las vitaminas A, E y D.

¿Engordan? No exactamente… Consumir vitaminas y minerales en pastillas no hará que aumente de peso, como algunos creen. lo que sucede es que las vitaminas y minerales producen “una sensación de bienestar que estimula el apetito”, afirma Barranco.

“Las vitaminas y minerales solos, sin sustrato, no sirven para nada”, razona el especialista. “ Yo no hago nada con tomar diríamos vitamina B1, B2, B6 si no tengo proteínas, si no tengo carbohidratos, porque, ¿qué hacen las vitaminas en el metabolismo? Ayudan a que el organismo pueda utilizar las proteínas, utilizar la energía de los carbohidratos, de los almidones, de los azúcares, de las grasas”, concluye.