Murallas, muros y vallados históricos

TELÉSFORO ISAAC
Desde tiempos inmemorables se han construido murallas, muros, vallados, baluartes y fortalezas para servir de líneas defensoras y protección de invasiones o incursiones de tribus atacantes, hordas de bárbaros, intrusión de extraños o animales salvajes, a jurisdicciones territoriales, naciones, ciudades y feudos. En algunos casos se construyeron para impedir la movilidad de personas, contrabando y gestiones comerciales.

La más famosa de las construcciones arriba señaladas es La Gran Muralla China que tiene más de 2000 años, y se extiende por más o menos 7,300 kilómetros de largo. Esta extendida fortaleza ha servido para la defensa, el comercio y actualmente para fines turísticos.

Las murallas de Jericó, según el capítulo 6 del Libro de Josué, son tal vez las segundas más conocidas por el relato bíblico en que se dice que una fuerza divina hizo caer las mismas al toque de trompetas de los sacerdotes que acompañaban a Josué y al ejército de Israel en la conquista de Canaan. Este suceso aconteció alrededor del año 1403 a.C.

Jericó era entonces una ciudad cerrada entre murallas impugnables, para defenderse de los israelitas. Pero según cuenta la Biblia, Josué (6:1-27) ordenó al ejército marchar en silencio alrededor de las murallas durante seis días y al séptimo dio la orden de gritar con todas sus fuerzas y a los sacerdotes tocar sus trompetas y las murallas se derrumbaron.

El famoso y bien conocido Muro de Berlín se comenzó a levantar en 1961 y se derribó el 4 de noviembre de 1989. La sólida pared de hormigón, fue construida por 4,000 soldados de la República Democrática de Alemania, para tratar de contener a germanos orientales en el Estado bajo el régimen comunista, impuesto por la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial.

El Muro de Berlín, es símbolo concreto de la separación entre el Este y el Oeste de la ciudad con más de 150 kilómetros de largo y 4 metros de altura, que dividió esa ciudad. Pero más que símbolo ideológico, separó las familias e impidió el libre tránsito y escape de miles que se sintieron desprovistos de libertad y movilidad.

Durante 28 años el muro sirvió para enjaular a los residentes del Este de Berlín y el día que fue abierto se hizo una estampida y se derrumbó con martillos y luego grúas, para darles paso libre a los ciudadanos y se señaló la terminación de la guerra fría.

En este momento histórico se levanta un muro que es una doble valla de 1226 kilómetros en algunos puntos de la frontera entre México y el territorio estadounidense. El presidente Bush afirma que se levanta el mismo como muro anti-inmigrantes.

La construcción de este muro en la frontera de los Estados Unidos de Norteamérica y México, es visto como una contradicción con la tradición de Norteamérica, El presidente Fox ha declarado que el muro empaña la caridad moral del pueblo estadounidense, y que la decisión de decretar una ley para contener la inmigración ilegal es una decisión miope.

Los presidentes y representantes de 22 naciones, han visto esta decisión como un acto para criminalizar la migración y que en lugar de construir vallas de contenciones humanas, se debería de construir puentes en una sociedad globalizada para que sea más humana y solidaria.

Algunos medios de comunicación han expresado que personas y grupos sugieren que el Estado dominicano debe construir murallas fronterizas entre Haití y la República Dominicana. Las murallas que fueron construidas o están en construcción o en la mente y el deseo de algunas personas nunca serán permanentes. Nunca detendrán la movilización de personas y grupos que buscan mejoría social y económica. La historia está llena de evidencias de esta realidad.

Si el Estado dominicano gasta dinero y recursos que no tiene para construir una muralla de contención entre las dos naciones en la isla, sería la torpeza más vergonzosa de intolerancia, miopía y xenofobia jamás vista.

Si se construye un muro de contención en la frontera dominicana, los que pasaban el masacre a pie y “anba fil” (debajo de alambres), lo harán de otro modo; pues, siempre ha habido tratos de gobierno a gobierno, arreglos entre militares y funcionarios gubernamentales de ambos lados, contubernios entre empresarios y hacendados con buscones para conseguir y traer obreros a la dominicana. Una muralla entre los dos países sería una máscara engañosa de hipocresía y desvergüenza.