Muro protege moradores 12 barrios a orillas de ríos Nigua y Yubazo

http://hoy.com.do/image/article/235/460x390/0/97C97495-CE55-4369-B746-3FA40CE581CC.jpeg

SAN CRISTOBAL.- Los moradores de doce barrios ubicados a ambos lados del río Nigua y la desembocadura del río Yubazo, en esta ciudad, han quedado protegidos de posibles inundaciones, con la construcción de un muro de contención por parte del Gobierno.

El drama sufrido por los residentes en estas zonas se inició a raíz del paso del ciclón David, en el año 1979, que en esta provincia, Peravia y Azua destruyó más del 90 por ciento de las casas construidas de madera, zinc y yagua.

Este huracán de máxima categoría hizo que miles de familias residentes en diferentes zonas rurales de estas tres provincias buscaran refugio en las ciudades más cercanas, pero con preferencia hacia esta ciudad, debido a su cercanía con la capital.

Miles de familias se establecieron de manera precaria a orillas de los ríos Nigua y Yabazo, conformando los barrios Las Flores, Jeringa, La Piscina, Zona Verde, Los Molina, La Puerta de la Hacienda, Barrio Nuevo, La Bajada de Vallejo, Concentración, entre otros.

Desde el año 1979, en cada temporada de lluvias, las autoridades de la Defensa Civil, la Cruz Roja Dominicana, el Cuerpo de Bomberos, la Gobernación Provincial y el Ayuntamiento Municipal debían mantenerse en estado de máxima alerta, para socorrer a las miles de familias ubicadas en las proximidades de esos dos ríos, de cauce rápido y crecidas repentinas, debido a su cercanía a las montañas.

Las avenidas de estos ríos provocaron, en más de una decena de ocasiones, cientos de refugiados de manera provisional y, en más de tres oportunidades, refugiados permanentes, cientos de los cuales aún permanecen en dos refugios establecidos en una antigua fabrica llamada Las Marinas, en donde viven de manera precaria desde hace más de 20 años.

Los últimos que se produjeron en el año de 1996, aun permanecen en una parte de lo que fue el antiguo Centro Sur de Desarrollo Agropecuario -CESDA-.

Los sucesivos gobiernos construyeron tres proyectos de viviendas, que inicialmente serían para los cientos de refugiados provocados por las crecidas de los dos ríos.

No obstante, esas construcciones no solucionaban el problema, debido a que tan pronto el primer grupo era reubicado en las nuevas viviendas, ya otro grupo estaba esperando para establecerse en esos lugares.

Los muertos debido a las crecidas fueron muchos, en tanto que reclamos de construcción de muros de contención en ambas márgenesambos de los dos ríos se hicieron recurrentes.

Los muros de contención ya están siendo construidos, con un avance de más de un 80 por ciento y, según el ingeniero Gamalier Valdez, el costo de esta obra asciende en los actuales momentos a más de 100 millones de pesos.

Según Valdez, la estructura que se construye en la actualidad será capaz de soportar las sucesivas avenidas de los ríos Nigua y Yubazo durante 30 años, y señala que si se mantienen los procesos de reparación cada cierto tiempo, no habrá ningún inconveniente por muchas décadas.