Murray debuta con tranquilo triunfo

NUEVA YORK. AFP.   El escocés Andy Murray, campeón olímpico en los Juegos de Londres, se clasificó ayer a la segunda ronda del Abierto de tenis de Estados Unidos, que se juega en Nueva York, al derrotar al ruso Alex Bogomolov, 73º en el ránking de la ATP, con parciales 6-2, 6-4, 6-1.

 Murray, ubicado como cabeza de serie N.3 en el último Gran Slam de la temporada, se medirá en su siguiente salida con el croata Ivan Dodig, que venció al japonés Hiroki Moriya por 6-0, 6-1, 6-2.

El campeón olímpico tuvo un comienzo flojo y estuvo debajo en el primer set, luego de que Bogomolov le quebrara dos veces el servicio, hasta que comenzó a imponer su mejor bolea para compensar las deficiencias de un saque que se le negaba a entrar en zona buena.    En la banda opuesta, al ruso no le iba mucho mejor con su saque, y en todo el partido no pudo ganar dos puntos seguidos, pero dio pelea en el segundo set y mantuvo la tensión, hasta que Murray le quebró y marcó la diferencia de la manga.

“En una escala de 10, me doy una puntuación de 6 o 7”, dijo Murray, quien se estuvo masajeando el muslo derecho en el último set, al parecer afectado de calambres.    Desde su triunfo olímpico en Londres, el escocés no ha presentado buen nivel en la cancha, pues abandonó en la tercer ronda del Masters 1000 de Toronto por un problema en la rodilla, y fue derrotado en octavos de final del Masters 1000 de Cincinnati por el francés Jérémy Chardy.

Argentino cae.  El debutante argentino Guido Andreozzi, 222 del ranking de la ATP, se despidió del Abierto de tenis de Estados Unidos al caer ante el japonés Kei Nishikori, decimoséptimo cabeza de serie, por 6-1, 6-2, 6-4 en partido de primera ronda jugado ayer lunes en Nueva York, en la jornada.

Zoom

Su debut

Andreozzi, de 21 años, jugó el primer torneo de Gran Slam de su carrera, pero rindió armas ante un hombre más curtido que necesitó de 1 hora y 40 minutos para vencerle, en un encuentro interrumpido por la lluvia durante unos 40 minutos.    El argentino acusó el nerviosismo de su debut, pero se fue asentando en la medida que transcurrió el encuentro, para pelear el tercer set, definido cuando Nishikori le hizo el quiebre del noveno juego, que le abrió.