Museo Alcázar de Colón
Prioridad es restaurar y conservar piezas museológicas

Restauración y relanzamiento.  El Palacio Virreal Museo Alcázar de Colón, cuya construcción se remonta a los años 1519 a 1514, será sometido a un proceso de remodelación y relanzamiento para preservar la museografía y para que el público tenga más conocimiento de lo que fue la primera residencia de Diego Colón  de Toledo.

Eva Camilo Andújar, quien desde su infancia demostró destreza y habilidad escribiendo y elaborando cuadernos de historias y cuentos ilustrados, tiene la oportunidad de materializar uno de sus sueños dorados: Restaurar, modernizar y relanzar el Palacio Virreal Museo Alcázar de Colón,  de 22 habitaciones, la que fue la primera residencia de este tipo construida en la época colonial. En ella habitaron tres generaciones de la familia Colón de Toledo.

Con mucho entusiasmo, dedicación y conocimientos, la joven Andujar, de 33 años,  asumió el reto. Fue recién designada Directora del Palacio Virreal Museo Alcázar de Colón, el museo más visitado de nuestro país.

Casi toda la colección museográfica ha sido restaurada, aunque todavía faltan algunas piezas. Es un trabajo paciente y delicado.

“Faltan muchas cosas, y nosotros vamos a trabajar en eso. Ya estamos trabajando en la iluminación. También se han construido seis baños para los visitantes, que antes no había. Pero resultan muy pequeños e incómodos. Lo que haremos es reducir el número y hacerlos más cómodos”.

Se han colocado bases de madera en Caoba a toda la colección, para protegerla. Una tienda de “souvenires” y objetos relativos al Museo fue abierta al público. El relanzamiento, con nuevas y modernas mercancías, se hará a principios del año 2009.

 “Esto se hará con un nuevo diseño de las vitrinas y el espacio de exhibición. Una sala de exposición que existe actualmente será eliminada, porque rompe con los reglamentos del Museo y de lo que debe ser una sala de exposición”.

Los cambios y restauraciones en el Museo Alcázar de Colón, que todavía no está climatizado, incluyen la eliminación de cristales de las ventanas.

“Durante años, el Museo tuvo una climatización natural y eso está alterando el clima en el Museo. Vamos a buscar otra forma, como en otros museos, de forma tal que el agua no entre al Museo sin necesidad de colocar cristales en las ventanas”.

Parte de la restauración del Museo  incluye un trabajo arqueológico de rehabilitar el patio y consolidar los muros para habilitarlos como área especial para actividades propias de la institución.

En la carpeta de proyectos de Eva Camilo Andújar está el relanzamiento del  Museo Casa-Fuerte Juan Ponce de León, en Higüey, poco conocido, incluso por dominicanos.

“Pensamos promoverlo, explotar lo que es ese Museo, que está en una zona turística, mejorar su aspecto y hacerle la promoción necesaria para que la gente lo visite”.

El Museo Alcázar de Colón es visitado por 25 y 30,000 personas cada mes. Por la módica tarifa de 60 pesos, cualquier guía autorizado le cuenta, con pelos y señales, toda la historia de la construcción de la morada de los esposos Diego de Colón y María de Toledo, sin dejar de mencionar  algunas características renacentistas, el estilo isabelino en las bordas que lo adornan, y de que allí nacieron Juana, Isabel y Luis y Cristóbal Colón de Toledo, hijos del matrimonio.

La promoción del Museo Alcázar de Colón es prioridad número uno para la gestión que recién inicia Eva Camilo Andújar.

“Vamos a dinamizar este Museo, es decir, que no sea sólo un lugar de recibir visitantes, sino una institución más activa. Hay que acercar al público, dominicano y extranjeros, a este lugar histórico”.

Historia Versión de la Arquitecta Nerva Fondeur. “El edificio que alberga hoy el Museo Alcázar de Colón situado en la Zona Colonial de Santo Domingo, República Dominicana, testigo del pasado colonial del país, fue construido en un solar sobre los farallones que miran hacia el río Ozama, concedido a don Diego Colón, hijo primogénito del descubridor de América, Cristóbal Colón, por el rey Fernando el Católico, para que edificara una morada para él y sus descendientes durante su estancia en esta isla, a la cual llegó en 1509 en calidad de gobernador. La construcción se llevó a cabo entre los años de 1510 y 1514. Se desconoce el nombre del arquitecto que la llevó a cabo. De estilo gótico mudéjar mayormente, el Alcázar tiene también algunas características renacentistas, notorias en sus arcadas, así como del estilo isabelino observables en las borlas que lo adornan. El edificio se construyó utilizando mampostería de rocas coralinas. Originalmente era un gran palacio de 55 habitaciones, de las cuales se conservan sólo 22.

Fue la primera residencia de este tipo construida en la época colonial. Por el pasaron grandes conquistadores españoles como Hernán Cortés  y  Pedro de Alvarado. Es la única morada conocida de algún miembro de la familia Colón. En el palacio nacieron Juana, Isabel, Luis y Cristóbal Colón de Toledo, hijos de don Diego Colón y doña María de Toledo. Diego Colón murió en España en 1526 pero Doña María de Toledo, su esposa, permaneció en él hasta su fallecimiento en 1549. Tres generaciones de la familia Colón de Toledo lo habitaron, posiblemente hasta el año de 1577. La posesión del Palacio fue objeto de litigio por cerca de dos siglos a partir de ese año. 

Zoom

Eva Camilo Andújar

 Desde muy pequeña muestra inclinación y habilidad por las Bellas Artes. Durante sus estudios primarios gustaba de escribir y elaborar cuadernos historias y cuentos ilustrados.

Sus primeras clases de arte las recibe de Ivonne Peña y de Guillo Pérez. Posteriormente pasa a perfeccionarse en la Escuela de Diseños de Altos de Chavón, donde cursó la carrera de Bellas Artes e Ilustración, en 1955.

 Posteriormente, Eva realizó diferentes cursos especializados en el área, que le trazan las pautas para convertirse en profesora de arte, en los talleres especiales de casa de Chavón, ayudando a preparar estudiantes para ingresar a la mencionada escuela.

 La joven tuvo una relevante participación en “The Second Religious Art Exhibit of Hispanic American Artist”, New York, en el año 2000 y en la Primera Colectiva de Artistas Plásticos Dominicanos, en New York, a beneficio de Hábitat para la Humanidad, en el 2005.

Concluyó sus estudios de Psicología Clínica en la Universidad Católica de Santo Domingo, en el año 2006. Fue reconocida por la Secretaria de la Juventud y por la Unión de Estudiantes de Psicología (UNEPSI), como estudiante meritoria.

En el 2004 inició su labor como Subsecretaria del Museo de las Casas Reales. Se involucró en la elaboración del reglamento y el diseño del primer programa de membresías para museos. Al año siguiente asumió la posición de Directora del Museo de la Familia Dominicana.

Ha recibido formación en el área de museológica, museografía y montaje de exposiciones temporales en edificaciones antiguas, siendo seleccionada por la Asociación Española de Cooperación Internacional (AECI) para becas en estas áreas en Guatemala y Perú. Actualmente es miembro del Consejo Internacional de Museos (ICOM).