Nadal y Rosol, un encuentro con cuentas pendientes en Wimbledon

LONDRES. El tenista español Rafael Nadal se rencontrará el jueves en las canchas de Wimbledon con su verdugo en la edición de 2012, el checo Lukas Rosol, que además de ganarle le desquició. “El tenis es un deporte de respeto a tu rival. Ahí lo digo todo. Ahí acabo”, se limitó a decir el mallorquín, número uno del mundo, cuando el martes se le preguntó porque hace dos años se enfadó con Rosol.

El mallorquín y el checo llegaron a chocar hombros en un intercambio de costado. Además, Nadal se quejó al árbitro, pero entonces no quiso desvelar los motivos para que no pareciera que justificaba su derrota ni quiso hacerlo este año “porque juego con él el jueves”.

Rosol dijo este miércoles que puede repetir victoria en un enfrentamiento que, como el de 2012, llega en segunda ronda del torneo de hierba londinense. “Es Nadal el que tiene que ganar, yo no tengo nada que perder”, explicó. “Puedo dar la sorpresa otra vez. Quiero imponer mi estilo.

Cuanto más breves sean las jugadas, mejor para mí”. Cuando ganó en cinco sets -6-7 (9/11) 6-4 6-4 2-6 6-4-, el checo era el número 100 del mundo -ahora es el nº52- y sus cinco participaciones anteriores en Wimbledon se habían saldado con derrotas en la fase clasificatoria.

Para Nadal, la derrota fue su eliminación más temprana en siete años de Wimbledon. Tras el partido, abandonó el tenis durante siete meses para recuperarse de una lesión en la rodilla izquierda. Rosol perdió en la siguiente ronda y desde entonces ha ganado sólo tres partidos más en torneos del Grand Slam.

El checo dijo que aquella victoria fue “un milagro” y que cuando da con su estilo agresivo es un jugador muy difícil de batir. “Hace dos años, todo era perfecto, mi mente estaba clara y cuando estoy así no se me gana fácilmente. Me convencí de que era un jugador difícil de batir”, dijo en una entrevista a la prensa checa.

Nadal se vengó de la humillación en el torneo de Doha de 2014 con una victoria fácil en dos sets, pero Rosol cree que el doble campeón de Wimbledon es más vulnerable en las primeras rondas del torneo. Algo en lo que está de acuerdo el propio Nadal. “Es el torneo más peligroso del año.

Cuando llego a Roland Garros, ya he jugado un mes en cancha de tierra batida (…), así que ya puedo imaginarme más o menos como voy a jugar”. “En el Abierto de Estados Unidos es lo mismo. Es cierto que Australia es el principio de la temporada, pero es una superficie que conozco y no es un cambio muy fuerte”.

“Aquí, en cambio, sí lo es. Especialmente al principio del torneo, cuando las canchas son un poco más rápidas”, argumentó. “Nadal es el rey de la tierra batida”, respondió Rosol, aludiendo a los nueve títulos del español en Roland Garros.

“Pero es más vulnerable en otras superficies, especialmente en la hierba. Si quieres ganar a una gran estrella en un torneo del Grand Slam, las primeras rondas son mejores”.

Según Rosol, los roces está olvidados. “Cuando nos vemos nos saludamos. Eso es todo, pero tampoco tenemos problemas”.